Entre los menores, ha crecido el uso de los dispositivos móviles conectados a internet. Niños de 2, 3 y 4 años acceden a la red a través de los dispositivos de sus padres.