La bailarina
Títol original
La Danseuse
Gènere
Any de producció
2016
Públic
Valoració
Llenguatge
Durada
112'
Data d'estrena
04/11/2016
País

La bailarina

1 / 6
Humor 0/5
Acció 2/5
Violència 1/5
Sexe 4/5

Marie Louise Fuller, conocida como Loïe Fuller, fue una artista original, voluntariosa y revolucionaria. Contribuyó a la efervescencia cultural del cambio de siglo siendo un motor de la vanguardia en el arte y en la danza. Era amiga personal del matrimonio Curie, de Mallarmé y de Paul Valéry e inspiró a Rodin, a Tolouse-Lautrec y a los Lumière. Creó más de 130 bailes que patentó para garantizar su autoría y fue la mentora de Isadora Duncan, referente internacional de la danza moderna… Una realidad bastante alejada de la imagen que de Loïe Fuller transmite Stéphanie Di Giusto en su La bailarina.

En su opera prima, Di Giusto se acerca a la figura de Fuller de un modo bastante reduccionista acentuando (con acierto) su fuerza física y su tesón, pero también sus complejos y una sexualidad errática y caprichosa.

La Fuller de Di Giusto es una mujer solitaria, incomprendida, con pocos amigos (y de lealtad dudosa) y un éxito escaso. Da la impresión de que creó una única danza antes de caer en la enfermedad y el ostracismo; algo que, no solo está muy alejado de la verdad, sino que tiñe el film de un regusto antipático que cubre todo y a todos los personajes de la película.

En su intento por transmitir el ambiente de ruptura de convencionalismos que caracterizó la época, se centra en algunos aspectos accesorios donde la creación cultural o el despliegue de imaginación quedan empañados por los excesos, los abusos o la traición. De modo que, más que un tiempo de explosión cultural, lo que refleja La bailarina es decadencia y degradación.

Ni los personajes ni el guion se caracterizan por la coherencia, por lo que la trama avanza a trompicones, desconcertando al espectador cuando no provocando en él cierta hilaridad ante lo ridículo de algunas escenas (el entrenamiento cual marines corriendo por el bosque, la danza de Isadora entre los miembros de la Opera o los desvaríos del Conde, por citar solo algunos ejemplos).

En definitiva, injusto y flaco favor que Di Giusto ha hecho a una mujer que se merecía un mejor homenaje y un mayor reconocimiento.

Firma: Esther Rodríguez


Aquesta anàlisi es va publicar en . Afegir als teus favorits.

Deixa un comentari