La luz entre los océanos
Títol original
The light between oceans
Gènere
Any de producció
2016
Públic
Valoració
Llenguatge
Durada
133'
Data d'estrena
20/01/2017

La luz entre los océanos

3 / 6
Humor 0/5
Acció 1/5
Violència 0/5
Sexe 1/5

Derek Cianfrance atempera la virulencia con la que abordó la estructura narrativa de Cruce de caminos o el conflicto matrimonial en Blue Valentine para adentrarse en una adaptación literaria más acomodada aunque ambiciosa.

El libro de M. L. Stedman, publicado en 2012, fue bien recibido por la crítica y por los lectores. Ahora, sus concisas y plásticas descripciones se transforman en un melodrama en el que el paisaje de agiganta, se dilatan los tiempos y se confía casi todo al magnetismo que pretenden suscitar los excesos románticos y trágicos de su argumento.

De hecho, el guion se ve aquejado por una patente ausencia de contenido. Los reveses se estiran en secuencias de lutos y pesadumbre así como las alegrías iniciales en otras sendas de gozosa celebración de la naturaleza y del otro. El núcleo fuerte, la barca a la deriva y la gran decisión moral, llegan muy tarde y acaban de estancar en lo convencional una trama que podría haberse manejado con más riesgo.

No obstante, lo que parece obvio es que aquí, en La luz entre los océanos, Cianfrance se marca una super producción donde todo se ve venir: desde ese Tom que no se cree con derecho a ser feliz y se propone demostrarlo con su insistente y sin doble viso de bondad, hasta una Isabel transformada con poca finura por la narración, pasando por una Hannah que acaba de apelmazar el mensaje del alivio que provoca la verdad y el perdón.
Todos estos asuntos, sugerentes en otras ocasiones, aquí se presentan lejos de un tono evocador. En la línea fronteriza con el folletín, la fotografía de Adam Arkapaw (Lore, Animal Kingdom, Macbeth) y la banda sonora de Alexandre Desplat (Harry Potter y la reliquias de la muerte, El velo pintado, El árbol de la vida, El discurso del rey…) pulen, en ese sentido, lo más burdo para dejar al espectador que se preste en un baile de efectos lumínicos sobre la naturaleza y encuadres de rostros dolientes y manejados por la culpa.

Por su parte, Michael Fassbender y Rachel Weisz mantienen los estándares de sus registros dramáticos y Alicia Vikander puede demostrar su valía en uno nuevo, dentro de su corta pero bien impulsada carrera.

Firma:
Lourdes Domingo


Deixa un comentari