La mecánica del corazón
Títol original
Jack et la mécanique du coeur
Gènere
Any de producció
2013
Públic
Valoració
Llenguatge
Durada
94'
Data d'estrena
17/04/2015
País

La mecánica del corazón

2 / 6
Humor 2/5
Acció 3/5
Violència 2/5
Sexe 0/5

Matías Malzieu escribe, codirige (e integra el grupo que compone la banda sonora) la adaptación cinematográfica de su propia y homónima novela. Con el respaldo económico y logístico de Luc Besson y su EuropaCorp, consigue trasladar de modo eficaz a la pantalla este relato demasiado oscuro e inocentemente dramático como para ser calificado de cuento infantil o juvenil.

La historia es original y mezcla suficientes elementos distintos por lo que resulta atractiva. Algo de terror, viajes, drama, cierto exotismo (la citada Granada que nunca llega a aparecer realmente es sinónimo de un lugar de gran aventura), incomprensiones, prejuicios, injusticias y violencia del “gallito” del colegio y, eso sí, mucho amor y del bueno, del que lleva a sacrificarse por el otro y a pasar por encima de sus defectos.

Sobre todos estos temas, sin embargo, planea cierta visión negativa e incluso cruel, a pesar de los simpáticos esfuerzos de las amigas de Madeleine (que lo único que consiguen es que su buen humor resulte frívolo e inconsciente). El optimismo que derrochan los personajes más potentes del film, Jack y Melies, queda también empañado por el tono general del relato, aunque, en un giro algo brusco, Malzieu logre un final precioso y deje al espectador con buen sabor de boca.

Esta brusquedad mencionada es uno de los principales defectos del film. El guión carece de unidad y discurre a trompicones, ya que parece estar construido a base de entretejer escenas de gran calidad, pero no necesariamente conexas entre sí. Resulta a veces, como una amalgama de ideas ocurrentes y brillantes colocadas en la historia como con calzador.

Dicha mezcolanza se observa también en las influencias patentes en los aspectos visuales y sonoros, demasiado evidentes como para resultar novedosos. Encontramos la magia surrealista de Jeunet, algún plano calcado de Chagall, la música de Jacques Brel contrastada con una sorprendente y machacona batería maquinera, La invención de Hugo, mucho de Tim Burton e incluso ese tono deprimente y esperpéntico de nuestra Blancanieves de Berger.

Por otra parte, la animación 3D es de una calidad exquisita dirigida a dotar a los personajes de una sorprendente viveza y hacerlos capaces de soportar unos emocionantes primeros planos, gracias a la perfección, sobre todo de sus expresivos ojos. Así consigue describir a Jack y que estemos dispuestos a acompañarle, comprenderle y quererle. Con eso nos quedamos.

Firma: Esther Rodríguez


Aquesta anàlisi es va publicar en . Afegir als teus favorits.

Deixa un comentari