Que Dios nos perdone
Títol original
Que Dios nos perdone
Gènere
,
Any de producció
2016
Públic
Valoració
Llenguatge
Durada
127'
Data d'estrena
28/10/2016
País

Que Dios nos perdone

3 / 6
Humor 1/5
Acció 2/5
Violència 3/5
Sexe 1/5

Rodrigo Sorogoyen y Isabel Peña fueron responsables de Stockholm, una producción muy economizada y con un planteamiento psicológico y antropológico tan interesante como su despliegue dosificado en el guion.

Ambos trabajan juntos de nuevo en Que Dios nos perdone, donde parten de una trama a lo buddy movie, con protagonistas de carácter antitético y en un contexto policial también bastante canónico: órdenes verticales para ser discretos en según qué casos, competitividad entre compañeros y unas vidas personales en las que el drama íntimo se compagina con algunos coletazos sórdidos.

Esto último enlaza con el grueso argumental (el de la investigación que llevan a cabo Velarde y Alfaro) de raigambre trágica-griega pero con aperitivo freudiano. Estratégicamente, ambas líneas (lo personal y lo profesional) se interrelacionan en una estructura narrativa que quiere dar pie a ese unir, en la explosión de pasiones, a quienes están, supuestamente, a un lado u otro de la ley.

De este modo, Sorogoyen consigue, a pesar de algún pasaje más expositivo en las imágenes, un film que se mueve constantemente hacia nuevas revelaciones. Al mismo tiempo, todos los elementos, incluido el circunstancial de la tensión de seguridad por la JMJ de 2011 y la incorporación final del punto de vista del asesino, insuflan a Que Dios nos perdone una atmósfera cargada que tiene un peso emocional y moral.

Y es que la película –protagonizada por Antonio de la Torre y Roberto Álamo– desprende un baño de tristeza y de falta de esperanza que, aunque no llega a un punto de no retorno, sí que es significativo. Con esto, no hay que obviar que Sorogoyen demuestra que puede seguir aportando al cine autóctono, con guiños elegantes e inevitables al género del thriller policial consagrado en la filmografía norteamericana.

Firma:
Lourdes Domingo


Deixa un comentari