Avançar l’horari de prime time

Entre tots podem aconseguir una societat d’horaris racionalitzats (com en gran part d’Europa) i, en conseqüència, més productiva en el professional i més satisfactòria en el personal i familiar. Som conscients que aquests canvis estan subjectes a un acord global, que permeti encaixar horaris laborals, comercials, escolars, de l’administració i la cultura, on s’inclou la televisió. Aquesta pot aportar el seu granet de sorra amb l’avançament del prime time.

Els consumidors de televisió no volem haver d’anar a dormir a les 01:00 de la matinada d’un dia laboral si volem acabar de veure un programa, una sèrie o una pel·lícula.

La campanya ja ha finalitzat i com a resultat TVE va fer un intent d’avançar el prime time i senyalitzar-ho, mesura que no ha estat secundada per la resta de cadenes.

horario

Carta

Estimados Señores:

Conciliar la vida familiar y laboral se ha convertido en un juego de malabares para las familias. Las largas jornadas de trabajo, paradójicamente improductivas según algunos estudios, dificultan este deseado equilibrio entre lo personal y lo profesional. Para conseguir una racionalización de los horarios, además de otras medidas políticas y económicas necesarias y una importante concienciación social, la televisión puede aportar su granito de arena.

Actualmente, no ayuda que los espacios estrella de las cadenas empiecen a partir de las 22:30 horas y que terminen entre las 00:30 y 01:30. El espectador se ve obligado a trasnochar si es fiel a un programa o serie. Ante este hecho, las televisiones eluden su responsabilidad y afirman que son los ciudadanos quienes marcan las pautas y tendencias en los horarios de emisión, y no al contrario; algo fácil de rebatir pues son las mismas cadenas las que los imponen, no han realizado una prueba de horario alternativo ni han efectuado una encuesta al usuario.

Esta tendencia de horarios tardíos empezó a finales de los 90, cuando los informativos de Telecinco no tenían el share deseado. Entonces, los programadores decidieron adelantar su hora y llenaron el vacío con El informal, que precedía a la franja de máxima audiencia, que se denomina access time. Su éxito alargó su duración hasta comerse parte del prime-time, que retrasó su entrada en la parrilla a las 22.30 horas.

Ahora las cadenas siguen con esta tónica, ya que les permite ensanchar una franja muy codiciada y bien pagada por los anunciantes.

¿Quién pierde en este juego? Sin duda, los espectadores que, para disfrutar de un programa o serie, reducen sus horas de sueño y disminuyen su rendimiento.

Desde TAC (Asociación de Consumidores de Medios Audiovisuales de Cataluña), la plataforma “Ara és l’hora” y todas aquellas personas adheridas a la campaña, instamos a las televisiones a adelantar el prime time. De manera especial, pedimos a las cadenas públicas -cuya prioridad es precisamente el servicio público- que sean las primeras en actuar.

Somos conscientes que estos cambios están sujetos a un acuerdo más global, que permita encajar horarios laborales, comerciales, escolares, de la administración y la cultura, donde se incluye la televisión. Entre todos podemos conseguir una sociedad de horarios racionalizados (como en gran parte de Europa) y, en consecuencia, más productiva en lo profesional y más satisfactoria en lo personal y familiar.

Gracias por su atención