Carreras a toda velocidad

nfspayback_blogvj

Después de dos años de descanso, vuelve una de las sagas de velocidad arcade más famosas de todos los tiempos. Por si no conocéis Need For Speed, se trata de uno de los primeros videojuegos en poner de moda aquello del tunning, las carreras ilegales y las historias de traición. Básicamente, lo que estamos acostumbrados a ver en la saga de Fast & Furious. Ahora llega su última entrega: Payback.

Acelera sin límites

La esencia de un buen arcade de carreras es correr a toda velocidad en vertiginosas persecuciones donde lo importante es combinar velocidad punta con derrapes en el momento justo. Y en esto, la saga Need For Speed no tiene rival. La sensación de velocidad cuando juegas a Payback es increíble y la diversión que desprenden sus pruebas es tal que querréis participar en una tras otra.

Abriendo todo un mundo

Una de las apuestas de Payback es la de presentar un gigantesco mundo que tenemos a nuestra disposición casi desde el primer minuto. Podemos recorrerlo libremente, tanto por sus zonas urbanas como por las más áridas y montañosas. En este mundo abierto, tendremos kilómetros y kilómetros por recorrer y decenas de cosas por hacer. Misiones principales, otras secundarias -pero “casi obligatorias”-, pruebas que surgen en determinado momento (como activar un radar…). A pesar de que la oferta es bien amplia, lo cierto es que todavía da cierta sensación de que podría dar para más.

Conclusiones:

Need For Speed Payback es un buen arcade de carreras. Frenético, gigante y repleto de posibilidades. Sin embargo, después de dos años, esperábamos algo más, una mayor evolución. El sistema de niveles no nos convence, las pruebas son poco novedosas y el argumento… en fin… Eso sí, es un entretenido juego de carreras.

En cuanto a su contenido, está catalogado para mayores de 12 años. La dificultad no es excesiva, aunque tiene aspectos que no nos convencen para menores de esa edad. Un argumento movido por la venganza y la traición, choques espectaculares, persecuciones policiales, conducción frenética o la posibilidad de que jugadores entren en nuestra partida para molestar (se puede limitar, eso sí).

Si queréis consultar la crítica completa del título, podéis hacer click aquí.