3 corazones
Título original
3 coeurs
Género
Año de producción
2015
Público
Valoración
Lenguaje
Duración
106'
Fecha de estreno
30/10/2015

3 corazones

2 / 6
Humor 1/5
Acción 1/5
Violencia 0/5
Sexo 2/5

La noche. Un tren que se va y un pasajero que se queda. Un bar y una calle libre de gente para convertirla en un espacio de intimidad con la primera desconocida que se cruza. Así arranca 3 corazones, con un tiempo y un espacio marcados para los personajes y, en consecuencia, para el espectador.

Desde el principio, esta tercera colaboración entre Benoît Jacquot y Julien Boivent recurre a una voluntaria disonancia en la relación entre la banda sonora y el clima de la secuencia. Con unos breves acordes y ráfagas graves, el prolífico cineasta francés, gracias al trabajo del compositor Bruno Coulais, anuncia que sus 3 corazones no es un film romántico al uso.

A pesar de que está claro que quiere salirse de la norma, la trama de Benoît Jacquot acaba en un callejón sin salida en formato circular. No quería ser previsible, sin embargo la historia de Sylvie, Marc y Sophie resulta poco sorpresiva a pesar de algunos esfuerzos. Además de la música inestable, Jacquot intenta reforzar su tono de jovial novedad en algunos planos-contraplanos singularizados y dilatados, así como en un narrador esporádico que acentúa aún más los problemas del guión para sostenerse en unos cuantos giros y momentos.

Quizá es que con 3 corazones se pretendía llevar a cabo un estudio del gesto y de las emociones asociadas a objetos (el espejo, el mechero…). No obstante, si fuera así, el efecto no es muy alentador ni magnético. Si a esto se le suma un metraje excesivo sin cuerpo dramático y una historia de amor que, en realidad, es de mera pasión, solo queda un experimento algo largo para el que se ha contado con buenos y esforzados actores.

Firma: Lourdes Domingo


Este análisis se publicó en . Añade el a tus favoritos.

Deja un comentario