Abril
Título original
Aprile
Género
Año de producción
1998
Público
Valoración
Lenguaje
Duración
78'
Fecha de estreno
20/05/1998
País

Abril

4 / 6
Humor 2/5
Acción 0/5
Violencia 0/5
Sexo 0/5

Se trata de la continuación de su celebrado Caro diario, que sigue el estilo espontáneo y anecdótico que le caracteriza como actorrealizador, rompedor asimismo de los modelos narrativos del cine convencional. Calificado como el “Woody Allen europeo” –acepción que este cineasta acepta con satisfacción–, Nanni Moretti ofrece otra sátira sobre la realidad italiana contemporánea, aunque con menos inspiración que la anterior crónica políticopsicológica.

Coproducida con Francia, la nueva confesión de Moretti sabe demasiado a autocomplaciente –como las del referido cómico norteamericano–; y su discurso “comprometido” navega entre la melancolía y el humor ácido, entre la confusión ideológica y la dispersión. Recuérdese, en este sentido, las secuencias del desembarco de los albaneses en Brindisi (que parece evocar el desenlace de L’america, de Gianni Amelio, en el puerto de Bari) y de Hyde Park, o su paseo en vespa por Roma –como en Querido diario– y el “número” de la comedia musical con que concluye la película. Filme, por tanto, autobiográfico y lleno de sentimientos contradictorios –sustentados aquí por los mambos de Pérez Pardo y los ritmos de Yma Sumac, Fatch Ali Khan y Jovanotti–, que convencerá más a los seguidores de Nanni Moretti. Éste justificaría así su voluntad de expresión e intencionalidad crítica: “Busqué una construcción que me permitiese contar lo que está ocurriendo en mi país desde hace cuatro años no de manera frontal, sino oblicua. Mis películas siempre parten de mí mismo y Aprile no podía ser la excepción, porque lo que busco comunicar en ella en precisamente mi propia perplejidad. Algunos amigos me han advertido que corro el riesgo de que los espectadores extranjeros no se enteren de nada de lo que cuento. Pero creo que de eso se trata, de explicar que no hay manera de explicar lo que ocurre en Italia. ¿No es algo inexplicable que el dueño de tres cadenas de televisión se convierta en dueño del Estado italiano Nuestra situación es única, inexplicable e inexportable”. Ciertamente.

Sin embargo, esa perplejidad le lleva a un replanteamiento de su ideología –antiguo militante comunista– y de su propia existencia, al tiempo que se cuestiona su trabajo como realizador. Hoy, Moretti parece decirnos que la política ocupa un lugar secundario; antes están la familia y la misma paternidad –un hecho capital que le enriqueció sobremanera: el nacimiento de su primer hijo, Pietro–, además del cine de ficción. Por eso, Abril no sólo viene a ser una crónica social, sino un relajante y simpático canto –aunque en do menor– a la sencilla vida cotidiana. Y al final, el filme abandona el tono liviano –la mala prensa y la TV también quedan denunciadas: “Creo que los últimos italianos que aún creen en lo que publican los periódicos son los propios periodistas”, afirmó– para cobrar el aire festivo del musical. Un género clásico que asimismo homenajea como autor.

Firma: Josep Maria Caparrós

Extras DVD:

  • Audio: italiano, castellano
  • Subtítulos: castellano

Este análisis se publicó en . Añade el a tus favoritos.

Deja un comentario