Aliados
Título original
Allied
Género
,
Año de producción
2016
Público
Valoración
Lenguaje
Duración
122'
Fecha de estreno
25/11/2016
País

Aliados

2 / 6
Humor 0/5
Acción 3/5
Violencia 1/5
Sexo 2/5

Robert Zemeckis es un gran artesano de Hollywood (Forrest Gump, Regreso al futuro, Náufrago) que se ha unido a un guionista menos acomodado en el circuito de majors. Sin embargo, en esta ocasión, Steven Knight (Amazing grace, Promesas del este, Locke, El caso Fischer) sí que se ciñe a un circuito de escenas que, sobre todo en la primera parte, se enlazan tópicamente, a través de otras tantas tópicas situaciones.

A pesar del esfuerzo e inversión que se ha puesto en otorgar glamour a la ambientación en Casablanca (en realidad, Gran Ganaria), lo cierto es que la armadura del guión resulta pobre y apresurada. De hecho, se nota la prisa por construir una relación amorosa en pocos días que sea capaz de aguantar el peso de la segunda parte de la película.

Es entonces, en ese segundo tramo ubicado en Londres, cuando arranca la verdadera trama y donde se da un trabajo más esmerado en lo narrativo. Incluso se vislumbra algo de empeño en suscitar alguna secuencia de suspense sencilla y clásica pero, al menos, no tan pretenciosa y tópica como las que inundan la primera hora de metraje, que está cargada de un romanticismo rancio y comercial muy cargante.

Por otra parte, Bratt Pitt y Marion Cotillard son los únicos personajes que existen en el guion. Básicamente, a ellos se confía todo el atractivo del film; de modo especial a sus físicos y a su supuesta química, ya que la caracterización elaborada brilla por su ausencia.

En cuanto a la actualización de parámetros que siempre se da en una producción de época rodada ahora, se percibe un viraje hacia un protagonismo de los valores individuales por encima de los colectivos; algo que queda claro en el clímax y en la (tan políticamente correcta como descontextualizada) inclusión de una pareja lésbica.

Todo esto se suma a lo dicho. Un gran budget para llegar a un mayor público, aunque no sea sinónimo de solvencia y atractivo dramático.

Firma:
Lourdes Domingo


Deja un comentario