American buffalo
Título original
American buffalo
Género
Año de producción
1996
Público
Valoración
Lenguaje
Duración
88'
Fecha de estreno
14/11/1996
País

American buffalo

3 / 6
Humor 0/5
Acción 2/5
Violencia 3/5
Sexo 0/5

Se trata del segundo largometraje del célebre autor escénico Michael Corrente (Federal Hill), que ya había llevado a las tablas esta pieza de David Mamet, otro dramaturgo vanguardista estadounidense, y ahora también reconocido guionista y cineasta de la nueva ola neoyorquina (Glengarry Glen Ross, Hoffa, Vania en la calle 42, aparte de sus realizaciones Homicidio y Oleanna).

La película, adaptada por el propio Mamet, cuenta con una gran interpretación de Dustin Hoffman, que se recupera como actor de primera fila tras una serie de trabajos de poca entidad. Rodada en un escenario reducido y con sólo tres personajes –notable son también las creaciones de Dennis Franz (el famoso detective Andy Sipowicz de la serie televisiva Policías de Nueva York) y Sean Nelson (Fresh)–, no acusa el estilo teatral de sus autores, pero resulta tremendamente discursiva y agotadora, a niveles dramático e intelectual. Cerrada y difícil, por tanto, en su verdadera intelección, American buffalo nos habla del progresivo deterioro de la amistad cuando hay dinero por medio; a la vez que parece criticar a la actual sociedad de consumo –la norteamericana, por excelencia– y evidenciar el mundo del juego y de la droga. Un mundo de infelicidad y fracaso humano, que ofrece la otra cara del “sueño americano”. Todo ello, a través del microcosmos de los memorables protagonistas; como comentaría un crítico de la nueva generación, Josep Escarré, que define así este insólito filme: “Con estos tres personajes, un único decorado y muy pocos elementos, David Mamet construye una historia en la que se cuestiona la lealtad y la amistad y en la que tiene cabida, además de la violencia también la intriga, aunque el objetivo primordial de la historia, no sea, en absoluto, el suspense, sino el retrato de sus protagonistas y su diminuto, inamovible, fatal entorno”. Lectura de la obra de Mamet-Corrente que se deduce sólo entre líneas, pues se aprecia cierta ambigüedad de fondo y hasta en el mismo espíritu de los personajes.

Lo que aún queda menos claro es si el espectador fílmico responderá favorablemente ante esta obra minoritaria, que en los escenarios de Chicago, Broadway y Londres ha gozado de éxito arrollador de crítica y púbico, interpretada desde 1975 por Robert Duvall y Al Pacino. Precisamente, este último actor –que, con Hoffman y Robert de Niro, forma la gran “tríada” del cine contemporáneo– también ha debutado como realizador con otra obra de difícil intelección: Looking for Richard (1996), re-lectura del clásico shakesperiano –acerca del poder, la lujuria y la traición–, siguiendo el estilo que estableciera Fellini en Ocho y medio y Truffaut en La noche americana. Una “mirada” introspectiva sobre los actores y cineastas que intentan encarnar o hacerse con los personajes y llevar una importante pieza teatral a la pantalla.

Firma: Josep Maria Caparrós

Extras DVD:

  • Audio: español, inglés
  • Subtítulos: español

Este análisis se publicó en . Añade el a tus favoritos.

Deja un comentario