Amor a la siciliana
Título original
In guerra per amore
Género
Año de producción
2016
Público
Valoración
Lenguaje
Duración
99'
Fecha de estreno
20/10/2017
País

Amor a la siciliana

4 / 6
Humor 2/5
Acción 2/5
Violencia 0/5
Sexo 0/5

Esta obra divertida, ágil y sensible atrapa desde un principio y conmueve con su historia.


El primer debut de Pierfrancesco Diliberto (Pif) La mafia solo mata en verano ya nos adentraba en el histórico tema de la fuerza de la Mafia en Italia. Ahora, el director nos explica de qué manera la camorra pudo llegar a tener tanta fuerza en la isla de Sicilia.

El gran mafioso Lucky Luciano que estaba encarcelado en los Estados Unidos colaboró con el gobierno de los aliados durante la Segunda Guerra Mundial. Pif se ha basado en el supuesto soplo de contactos de la mafia en Italia que Lucky les facilitó a los estadounidenses para que pudieran hacerse con la gente de la población. Hay que recordar que se trataba de una mafia cuyo poder había sido acallado por Mussolini.

Haciendo uso de un humor elegante, el director, guionista y también protagonista describe con mucho tacto este hecho histórico tan determinante que terminó siendo acusado por el “informe Scotten”. El documento denuncia el pacto con la mafia como un factor catastrófico en la política italiana. Los estadounidenses entregaron literalmente el territorio de Sicilia a esa organización criminal.

Los guiños de humor ingenuo enlazan cuatro bonitos relatos de amor: uno más romántico, otro filial, otro de amistad y uno último de amor al bien. Estas tramas se presentan de manera honesta y muy personal. Y en el centro de esta construcción narrativa, el film va directo al problema que denuncia.

Firma: Carla Sciamma


Este análisis se publicó en . Añade el a tus favoritos.

Una reacción en “Amor a la siciliana

  1. MUY BUENA PELUCULA, ademas del elegante humor, nos sumerge en lo que supone para ka poblacion una guerra .
    Ademas nos i forma de cómo quedo instalada la mafia en Sicilia. El final no tiene desperficio.

Los comentarios están cerrados