El caso Fritz Bauer
Título original
Der Staat gegen Fritz Bauer
Género
,
Año de producción
2015
Público
Valoración
Lenguaje
Duración
105'
Fecha de estreno
29/04/2016
País

El caso Fritz Bauer

2 / 6
Humor 0/5
Acción 1/5
Violencia 0/5
Sexo 2/5

Esta película pretende revindicar la figura de Fritz Bauer sacando a la luz el importante papel que jugó en la detención y procesamiento de Adolf Eichmann, uno de los principales artífices del Holocausto. Por cuestiones de la política del momento, la intervención de Bauer debió de ser ocultada y desconocida por la mayoría de alemanes.

El film arranca, por tanto, en el momento en el que el fiscal empieza a recibir información sobre el nazi y cómo pone en marcha, no sin dificultades amigas, todas las gestiones para detenerlo y juzgarlo en Alemania.

La personalidad de Bauer está muy bien representada y definida, además de contar con una soberbia interpretación de Burghart Klaubner, que nos hace terminar la película conociendo profundamente al personaje. También Kraume realiza un interesante retrato, sobre todo en el aspecto visual, de la sociedad del momento en el que se desarrolla la historia.

Pero pocas virtudes más tiene la película. El seguimiento de las investigaciones de Bauer se disfruta gracias a la potencia de su protagonista, pero es difícil comprender las dificultades a las que se enfrenta, pues en ningún momento nos las aclaran, pensando quizá que todos somos expertos en instituciones y burocracia alemana.

Y fuera de Bauer, todos los demás personajes están retratados con una pincelada muy gruesa. Sus enemigos políticos, acariciando cual Padrino una mascota y los del Mossad impávidos y misteriosos.

Tampoco aporta nada el personaje del fiscal Angermann. Colocado en el guion para enriquecer la historia con una trama humana y secundaria, se aprovecha para establecer un paralelismo entre la persecución a los judíos y la persecución a los homosexuales. Pero, a pesar de los intentos de Ronald Zehrfeld de dotar a su personaje de entidad, la elección del tema de la prostitución masculina y lo incomprensible del perfil de Angermann, solo consiguen desconcertar y despistar de lo principal.

Con todo, es de agradecer que, aun en un producto de muy poca calidad fílmica, nos haya llegado (a los que no lo conocíamos) el personaje de Fritz Bauer, con su coherencia, su firmeza, sus principios y su generosidad al anteponer la justicia a su éxito personal.

Firma: Esther Rodríguez


Deja un comentario