Chicken run
Título original
Chicken run
Género
Año de producción
2000
Público
Valoración
Lenguaje
Duración
92'
Fecha de estreno
14/08/2000
País

Chicken run

4 / 6
Humor 4/5
Acción 2/5
Violencia 0/5
Sexo 0/5

El brillante arranque -un homenaje nada disimulado y sí muy divertido a La gran evasión, de John Sturges- establece los parámetros de la película como una inocente parodia del subgénero bélico de campos de concentración. A partir de ahí, y manteniendo un continuo e inteligentísimo sentido del humor, la película se desarrolla con una sorprendente fluidez, muy cinematográfica, que pasa de momentos hilarantes a pasajes más íntimos, pasando por secuencias muy tensas y culminando en el intensísimo, frenético y espectacular clímax, magistralmente sostenido, que cierra la cinta.

Y es que los multipremiados directores ingleses Nick Park y Peter Lord han sabido traducir la variedad de sentimientos y emociones de los personajes de su excelente guión -lleno de inspiradísimas réplicas- a los muñecos de la película, caricaturescos y aparentemente simples, pero de una expresividad apabullante. Consiguen así dar alma a cada línea de diálogo, a cada reacción, a cada uno de los constantes giros de la acción, a través de una amable y aguda mirada del ser humano y del mundo actual. La iluminación, los movimientos, el ritmo trepidante y la maestría en el encuadre… en fin, todo está a la altura de la perfección. Es por ello que Chicken Run, además de ser quizá la mejor película estrenada este año, resulta una cinta inexcusable con el cine más cercano.

Firma: Redacción


Este análisis se publicó en . Añade el a tus favoritos.

Deja un comentario