Clash
Título original
Eshtebak
Género
Año de producción
2016
Público
Valoración
Lenguaje
Duración
97'
Fecha de estreno
02/06/2017
País
,

Clash

4 / 6
Humor 1/5
Acción 2/5
Violencia 2/5
Sexo 0/5

Mohamed Diab demostró sensibilidad por los argumentos y habilidad para filmarlos en su Cairo 678. Tras ese film, estrenado poco antes de la revolución egipcia de 2011, Diab y su hermano decidieron rodar una historia sobre la famosa primavera. Los acontecimientos fueron tan precipitados que el asunto no se materializó hasta 2013.

En Clash, ambos han logrado una narración sintética pero precisa, que sabe mantener el pulso dramático de principio a fin. Todo sucede en un furgón. Incluso lo que pasa en las calles se ve desde dentro del vehículo. Este esquema espacial y de perspectiva de cámara abunda en un tono documental, que también subraya la escasa banda sonora.

El rodaje se llevó a cabo en 26 días, dentro de los ocho metros cuadrados que tenía la reproducción del furgón policial que se fabricó. Dado lo limitado de los medios, es encomiable el trabajo de cámara, fotografía y montaje, pues con poco se ha sabido dramatizar el espacio: cada escena construye y desarrolla su conflicto de forma prodigiosa.

Sin duda, a esto ayuda la fuerza de un guión que deja sitio para conocer y acercarnos a personas. Y es que, en Clash, con poco y siendo muchos, los personajes se alejan de clichés e incluso de maniqueísmos ideológicos, a pesar del calado político de lo que se cuenta.

En 97 minutos, la trama dibuja un interesante microcosmos que, a su vez, traza el macro relato que supuso la revolución contra el presidente Morsi. El clima es de guerra civil, pero los Diab no permiten que eso empañe la realidad: en la calle, en el peligro, fuera de prejuicios y anteriores agravios ideológicos o incluso físicos, no hay bandos, hay seres humanos por los que apostar.

Firma: Lourdes Domingo


Este análisis se publicó en . Añade el a tus favoritos.

Deja un comentario