Conan el bárbaro (2011)
Título original
Conan the barbarian 3D
Género
Año de producción
2010
Público
Valoración
Lenguaje
Duración
112'
Fecha de estreno
19/08/2011
País

Conan el bárbaro (2011)

2 / 6
Humor 1/5
Acción 3/5
Violencia 5/5
Sexo 2/5

Robert E. Howard creó en 1932 para la revista Weird Tales un personaje que, con el paso de los años, ha ido creciendo en el imaginario colectivo. Desde las ilustraciones de Mark Schultz y los cómics de Marvel de los años 70 en los que destacan los dibujos de Frank Frazetta, hasta la archiconocida primera versión cinematográfica rodada en España, Conan el bárbaro (John Milius, 1982), que lanzó al estrellato a Arnold Schwarzenegger. Más tarde vendría su secuela, Conan, el destructor (Richard Fleischer, 1984).

El popular género de espadas y brujería de los años 80 se ha visto revivido últimamente con la versión de El príncipe de Persia: las arenas del desierto. Por eso, no es de extrañar que también le haya llegado el turno al icónico guerrero cimmerio más bárbaro. Con el rostro del actor hawaiano Jason Momoa (el intimidante Khal Drogo de la serie Juego de tronos) y el director ducho en remakes, Marcus Nispel (La matanza de Texas, Viernes 13), nos llega una versión muy distinta de la de 1982, más violenta, sucia y exagerada.

Sin ser un remake o un revival, Conan el bárbaro logra de forma convincente una estética muy trabajada impregnada del mundo imaginario de Howard e inspirada por los dibujos de Frazetta. Las localizaciones de los exteriores Bulgaria y los efectos digitales ayudan a crear ese ambiente cruel y sanguinario que tanto potencia Nispel, además del innecesario 3D. Con la parte técnica aprobada, se echa en falta uno de los puntos fuertes de la de Schwarzenegger: las acertadas frases del guión.

Esta vez, los guionistas han optado por dibujar una historia mejor planteada y ordenada que se ve desdibujada por las constantes escenas de violencia. Éstas nublan el interés del espectador junto con algunos diálogos insulsos y situaciones muy predecibles. La figuración de los personajes tampoco resalta, de tan bárbaros se hacen antipáticos.

Es una lástima desaprovechar tanto material interesante en una historia exageradamente comercial, y más cuando esta versión nos cuenta una aventura distinta respecto a sus anteriores versiones.

Firma: Andrea Rodríguez


Este análisis se publicó en . Añade el a tus favoritos.

Deja un comentario