Criminal
Título original
Criminal
Año de producción
2016
Público
Valoración
Lenguaje
Duración
113’
Fecha de estreno
02/09/2016
País

Criminal

2 / 6
Humor 0/5
Acción 3/5
Violencia 3/5
Sexo 0/5

Criminal tiene un arranque maestro: una enigmática playa y acto seguido una trepidante maniobra de seguimiento de espías en un concurrido y elegante Londres. La relación entre ambos ambientes eleva el suspense y la aparición de grandes actores como Gary Oldman o Tommy Lee Jones disparan el entusiasmo.

El cambio del género de espionaje al de ciencia-ficción, en el primer punto de inflexión, añade más suspense y continúa elevando el interés. Y es entonces cuando termina la película. A partir de ese momento al guion le cuesta centrarse y los personajes, lógicamente, no encuentran su lugar, por lo que el cúmulo de inverosimilitudes excede el máximo tolerado en la ciencia-ficción. Es incomprensible y enervante que el personaje de Gary Oldman, supuestamente una autoridad en el sutil arte del espionaje, grite fuera de sí constantemente; que los malos sean capaces de localizar cualquier persona o cosa desde un ordenador excepto al tipo al que están buscando; o que el doctor que encarna Tommy Lee Jones, pieza clave en la trama, funcione como un personaje terciario que aparece y desaparece del film, desganado y superficial.

Todo parece indicar que Criminal es un vehículo por y para Kevin Costner y su personaje. Interpretar a un criminal sanguinario resulta atractivo para cualquier actor y Costner culmina un trabajo creíble y sin caer en el habitual peligro de sobreactuación. Pero de nuevo chocamos con la fiabilidad de la trama. Por muy bien que Costner interprete al malvado Jericho, la transformación que le pide el guión es difícil que convenza a ningún espectador, por no hablar del sorprendente, enigmático (y a mi juicio chapucero) final.

Dicho todo lo anterior, Criminal tiene las dosis necesarias de intriga y acción como para resultar un buen entretenimiento; siempre que se tenga el estómago sufriente para aguantar una excesiva presencia de violencia bastante gratuita.

Firma: Esther Rodríguez


Deja un comentario