Dunkerque
Título original
Dunkirk
Año de producción
2017
Público
Valoración
Lenguaje
Duración
106'
Fecha de estreno
21/07/2017
País

Dunkerque

4 / 6
Humor 0/5
Acción 5/5
Violencia 2/5
Sexo 0/5

Christopher Nolan da un giro a los mundos imposibles, aunque muy verosímiles, de sus películas anteriores y ofrece su particular mirada sobre un acontecimiento histórico. La especie de “anti Normandía” que supuso Dunkerque se retrata aquí a partir de una diversidad de ojos individuales y con el tono épico con el que se la percibió en Inglaterra en su momento.

Esta novedad en su carrera, la asunción dramática de un hecho real, no disipa la marca de este director en el conjunto del film. Como es habitual, Nolan aborda un conflicto muy localizable (como es una operación rescate de soldados acorralados) a través de una perspectiva compleja. Con esto, como también sucede en sus otras producciones, otorga una dimensión colosal y completiva a la realidad que pone ante los ojos del espectador.

Además, se mantienen otros elementos que siempre le han dado un juego propio. Por un lado, un solapado trabajo sobre el tiempo a partir de las fuerzas del aire (una hora), tierra (una semana) y mar (un día) del ejército. Y por otro, un nuevo rodaje en combinación de 70mm IMAX y 65mm, que otorga una calidad a la imagen imposible de apreciar en una sala que no sea el citado formato.

La magnificencia que ha impreso Nolan no se agota aquí. Continúa en los grandes buques empleados en el rodaje para las batallas, en el uso de 1.500 extras para recrear a los 338.000 soldados evacuados y un diseño de sonido que es un tanto por ciento muy elevado del espectáculo, suspense e incluso terror que desprende Dunkerque.

Aquí, los habituales del director inglés Richard King y Hans Zimmer han conseguido que, con muy poco diálogo, el sonido sea un elemento dramático de primer orden que provoca una inmersión mayor en la trama. Tampoco falta en el equipo el mismo director de fotografía de Interstellar, Hoyte Van Hoytema, que remata el logro de ser poderosos en lo visual sin dejarse arrastrar por esteticismos vacíos.

Hay dos terrenos más en los que tampoco defrauda quien relanzó la saga Batman. Su guión y realización convierten numerosas acciones concretas en álgidos momentos de suspense dilatado y clímax (por ejemplo, la secuencia de la camilla). Y en medio de esa marea, no pierden rumbo ni los personajes (a pesar de su multiplicidad) ni lo que abanderan. Hay muchas maneras de intentar sobrevivir en una guerra y, en algunas de ellas, Dunkerque hace emerger el bien como algo atractivo, siempre nuevo a pesar de que implique achicar bastante agua.

Firma: Lourdes Domingo