El bar
Título original
El bar
Género
Año de producción
2017
Público
Valoración
Lenguaje
Duración
102'
Fecha de estreno
24/03/2017
País

El bar

3 / 6
Humor 1/5
Acción 3/5
Violencia 3/5
Sexo 1/5

Estamos ante una película que contiene los ingredientes con los que Álex de la Iglesia (Las brujas de Zugarramurdi, El día de la Bestia) puede explotar un relato a su gusto: diversidad de personajes, un par de localizaciones más que suficientes y una historia que podría ser real.

El director y coguionista de El bar lo ha hecho de maravilla. Elige a caracteres totalmente opuestos y los encierra en un bar. La imposibilidad de escapar del lugar da pie al resto: la tensión sube hasta sacar lo peor o lo mejor de uno mismo, ese verdadero “yo”. No necesita una ubicación lúgubre de primeras, pues él la convierte en un infierno con solo dos pinceladas.

La película mantiene un buen ritmo gracias a la acción y a los estupendos protagonistas, variopintos y realistas a la vez. La violencia va más allá de la física: las palabras van volando de uno a otro como puñaladas sin pudor. La situación no es nada nueva, el hecho de llevar a personas al extremo es algo cotidiano, y más en un thriller, pero de la Iglesia consigue la cadencia necesaria para mantener la atención.

El director repite con actores como Terele Pávez, Mario Casas, Blanca Suárez o Carmen Machi. Los dos jóvenes no tienen nada que envidiar a las que llevan más carrera, la interpretación por parte de casi todos es estupenda. Quizá el rol de Jaime Ordóñez, un vagabundo que no cesa de soltar comentarios proféticos, es el que más agota, aunque también el que mantiene buena parte del ritmo de la narración.

La puesta en escena, el montaje, la fotografía… todo aparece muy pensado y logrado. Sin embargo, más allá de la reflexión a la que pretenda llegar esta historia, se queda en un entretenido largometraje de suspense con buenas dosis del terror más humano.

Firma: Elena Mira


Este análisis se publicó en . Añade el a tus favoritos.

Deja un comentario