El bebé jefazo
Títol original
The Boss Baby
Gènere
,
Any de producció
2017
Public
Valoració
Llenguatge
Durada
97'
Data d'estrena
12/04/2017
País

El bebé jefazo

3 / 6
Humor 3/5
Acció 2/5
Violència 1/5
Sexe 0/5

Después de que NBC Universal comprara DreamWorks para rentabilizar sus mejores películas –como Shrek, Madagascar, Kung Fu Panda– y también competir contra Disney, de ella salen proyectos como El bebé jefazo, de la mano de Tom McGrath (director de Madagascar y de los numerosos spin off de la saga).
La historia –inspirada en el libro de Marla Frazee– nos habla de una verdad universal: los lazos entre hermanos. Son muchos los que han experimentado cómo altera la vida familiar la llegada de un bebé; bien desde el punto de vista de los celos fraternos y el miedo a ser reemplazado o bien desde el punto de vista de los padres. Por eso, ¿qué mejor que transmitirles a los niños el valor de aceptar y querer a los hermanos mediante una película?
En El bebé jefazo, se entiende que esta problemática no sea fácil para Tim (el hermano mayor) ya que, encima, viene personificada en un bebé arrogante, que viste traje y quiere comer sushi. Sin embargo, (os va a consolar saber que) es solo Tim quien lo ve como un primer antagonista que hace lo que quiere y cuando quiere, mientras que sus padres solo lo ven como un crío presumido y adorable.
Y dando por supuesto que el narrador del film es el mismoTim, podría ser que –al más puro estilo Toy Story– se nos hiciera dudar de la veracidad de lo que se ve. ¿Podría todo fruto de su imaginación? Y en esta frontera juega la película. Por este motivo, no hay que escandalizarse cuando se dice que los niños vienen de una fábrica, ya que es su explicación a la aparición de ese extraño nuevo miembro en su familia.
Tom McGrath aporta un ritmo que se va acelerando a medida que avanza la historia, con el que es imposible dormirse. En ciertos puntos, el director te catapulta fuera de la acción para adentrarte en el mundo de Tim, que retrata sus aventuras cotidianas con cambios de formas, sucesión de planos y colores que alimentan la idea que veníamos planteando de que la historia en sí puede ser fruto de la imaginación del protagonista.
La trama es divertida e ingeniosa, aunque bastante elaborada para una comedia de infantil. Pero, de manera muy visual y con un claro homenaje al estilo retro de los Looney Toons, nos transmite un mensaje sobre la importancia de la familia y el valor de los hermanos.
Firma: Carla Sciamma