El bosque

Análisis

El inquietante Shyamalan ofrece con El bosque, según él mismo, su mejor película y su trabajo más personal, resultante de un proceso creativo dominado por la intuición y, en sus propias palabras, “el color” (como los colores que guían a la protagonista ciega de la película).
 
El propio director, guionista y productor de origen indio, confirma que la raíz de su última obra está en la película King Kong (1933, de Enrest B. Schoedsack y Merian C. Cooper) y en la novela Cumbres borrascosas de Emily Brontë. De ambas le marcaron, por un lado, los rituales para las criaturas y, por otra, la angustia emocional de las personas encerradas en un mundo.
 
Seguramente, El bosque es una de esas películas (como ya lo fueron El protegido y Señales del mismo Shyamalan) que dividen al público. O amantes o detractores. Y es que el guión trabaja la alegoría a unos niveles universales (como la inocencia, la protección, el amor), el suspense simple (alguna que otra concesión a los sustos) y el más elaborado (la realización tarda, muchas veces, en mostrar aquello que quiere ver el espectador y así le da tiempo y pistas para pensar por su cuenta), junto a un romanticismo poético y, a veces, divertido. Un conjunto de elementos muy complicado para que cuajen perfectamente.
 
El resultado, puede que fallido para algunos, no deja de ser sugerente. Rompiendo con las modas de la industria (no hay efectos digitales en sus films), y con algunas de sus propias tendencias como guionista (esta vez la protagonista es una mujer, la debutante Bryce Dallas Howard, hiija del oscarizado director Ron Howard), M. Night Shyamalan sigue fiel a algunas de sus constantes. Por ejemplo, vuelve a hacer un cameo en el film; esta vez más manierista que nunca, siguiendo así la estela de Hitchcock, también en un estilo de planificación más manierista a la vez que sobrio. Manierista porque los frecuentes planos cenitales remiten a la figura del omnisciente director que maneja los hilos (lo cual debería dar pistas al espectador para descubrir qué movimiento hay que hacer para descubrir una de las claves) y sobrio porque también abundan los planos fijos de cierta duración (aunque, muchas veces, encuadra a los personajes en puertas y ventanas como si se tratara de una pintura) y porque escasean los planos recursos o de reacción, que tanto complacen a algunos espectadores.
 
A todo esto acompaña el preciso e imprescindible uso de la banda sonora. Quien de verdad aterroriza a los protagonistas es el sonido o su ausencia, también en los secretos escondidos y no confesados (que van cobrando protagonismo como la verdadera amenaza del poblado). Para ello, por ejemplo, se empleó sonido mono desde el principio hasta la parte final del bosque, donde se usó surround para enfatizar y hacer más real lo que estaba sucediendo.
 
Quizá todos estos aspectos artísticos permitirán que su película siga teniendo impacto en el espectador dentro de 10 años; lo que es uno de los deseos expresados por este director tan comercial como independiente. El gran reparto, en el que destacan Bryce Dallas (que por suerte sustituyó a Kirsten Dunts), Joaquin Phoenix (para quien Shyamalan escribió el papel de Lucius) y el versátil Adrien Brody, otorga fuerza a una historia más universal de lo que pueda parecer en un primer momento. Esta vez, Shyamalan no ha hecho un thriller sobrenatural, pero ecos de algunos de esos aspectos retumban en la historia.
 
Firma: Lourdes Domingo

Extras DVD:

  • Audio y subtítulos: inglés (también codificado para sordos) y español
  • Cómo se hizo El Bosque
  • Escenas eliminadas
  • El diario de Bryce
  • Película casera de M. Night Shymalan
  • Galería fotográfica de producción

ficha técnica

Director: M. Night Shyamalan

Guionistas: M. Night Shyamalan

Intérpretes: Adrien Brody, Bryce Dallas Howard, Joaquin Phoenix, Sigourney Weaver, William Hurt

Género: Thriller

País: EE.UU.

Fecha estreno: 24/11/2004

Lenguaje: Coloquial

Público

+12 años

Valoración

Contenido

Humor

Acción

Violencia

Sexo

Valores

La existencia de los habitantes de un pequeño poblado en el este de Estados Unidos transcurre entre la tranquilidad y la angustia. La tranquilidad que ofrece su apacible vida rural, en la que la bondad y la cooperación mutua son los principales ejes. Y la angustia que les rodea por el bosque contiguo, en el que habitan unas inquietantes criaturas (“aquellos de los que no hablamos”).

Título original: The village

País: EE.UU.

Duración: 120'

Fecha producción: 2004

Distribuidora: -

Color: Color

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies