El castillo de cristal
Título original
The glass castle
Género
Año de producción
2017
Público
Valoración
Lenguaje
Duración
127'
Fecha de estreno
12/10/2017
País

El castillo de cristal

3 / 6
Humor 1/5
Acción 3/5
Violencia 4/5
Sexo 1/5

La película se basa en la historia real de la periodista Jeannette Walls y recrea con fuerza una infancia de supervivencia.


Destin Daniel Cretton, responsable de esta cinta de guión compartido con Andrew Lanham, nació en Hawai y rodó su primer largo titulado I am not a hipster el año 2012. Anteriormente, había realizado varios guiones y cortos, algunos de ellos justamente distinguidos. Y entre ellos el guión de la cinta Las vidas de Grace, por el que Brie Larson obtuvo el Premio Gotham.

El castillo de cristal trata de los orígenes…¡Y vaya con los orígenes! Una vez más el cine norteamericano nos ofrece una nueva versión (otra más) de las complicadas consecuencias que se desprenden de linajes paternales forjados en circunstancias familiares adversas, cuando el criterio de su base principal está en desacuerdo absoluto con las normas más elementales de la convivencia y la razón.

No es la primera, ni la última ocasión en que este universal problema se nos muestra con fuertes imágenes que apoyan una y otra vez tan complicada temática familiar.

Pero, vayamos por partes, el origen argumental está basado en el libro autobiográfico de Jeanette Walls con idéntico título y que figuró, durante varios años, en la lista de los más vendidos, cautivando a los lectores con la apasionante historia de un clan familiar que vivió basado en las reglas un tanto irresponsables de sus padres.

La temática, que afecta profundamente a la irregular vida de Jeanette y sus hermanos y que se repite una y otra vez ante la irresponsabilidad paterna y la falta de criterio de la madre, ocupa la mayor parte del extenso metraje, eso sí, con breves secuencias intercaladas en las que la actriz Noemi Watts, con excelente “look” formal, representa a la protagonista una vez salida del núcleo familiar en el que pasó los primeros años de su triste y complicada infancia.

Sin duda, la exitosa procedencia editorial ha dado pie a un posterior interés fílmico; aunque, quizás, los lectores sigan añorando el papel impreso. Todo es posible.

Firma: Joaquín Guitart


Este análisis se publicó en . Añade el a tus favoritos.