El guardián invisible
Título original
El guardián invisible
Género
Año de producción
2016
Publico
Valoración
Lenguaje
Duración
120'
Fecha de estreno
03/03/2017
País

El guardián invisible

3 / 6
Humor 0/5
Acción 2/5
Violencia 3/5
Sexo 1/5

El éxito comercial de la Trilogía de Baztán de Dolores Redondo, envuelto en la moda de los relatos policiales con protagonistas tristes y cargados de problemas, animó a su llevada al cine.

Fernando González Molina ha pasado de la trivialidad adolescente (Fuga de cerebros, Tres metros sobre el cielo, Tengo ganas de ti), unas cuantas series televisivas y su último film Palmeras en la nieve a una producción que huele a saga. Lo cierto es que la inversión en diseño de producción y ambientación es lo que más despierta interés, pues el rodaje en el mismo valle navarro permite crear la atmósfera mínima que necesita una historia de estas características.

En el fondo, El guardián invisible se sostiene por ese pilar, por el de unos actores bastante sólidos y capaces de aguantar el tirón de dar color a personajes contenidos y traumados, y por un misterio que aprovecha los recovecos de los crímenes sórdidos y alimentados de detalles morbosos.

En este sentido, el guión de Luis Berdejo (Rec, Insensibles, Violet), sin ser descarado en lo más patológico, no deja de sacarle partido. El arrastre que está teniendo la ficción nórdica de este calibre (en novela y cine) y la norteamericana (desde un True Detective a la adaptación de la danesa The killing, por citar solo dos ejemplos) es algo que se nota en bastantes aspectos y momentos de esta película protagonizada por Marta Etura. Y, sin duda, lo más flojo del conjunto es el aspecto fantástico y mágico que se le pretende otorgar a la figura del guardián, desde luego fallida en cuanto a lo que supone debe suscitar.

En definitiva, estamos ante un cóctel conocido, aunque con un punto de color etnográfico-navarro peculiar. Con él, se abre la puerta a más entregas siempre y cuando el espectador responda a esa llamada a la curiosidad algo malsana.

Firma: Lourdes Domingo


Este análisis se publicó en . Añade el a tus favoritos.

Deja un comentario