El precio de la fama
Título original
La rançon de la gloire
Género
Año de producción
2014
Público
Valoración
Lenguaje
Duración
110'
Fecha de estreno
02/10/2015
País

El precio de la fama

3 / 6
Humor 1/5
Acción 2/5
Violencia 0/5
Sexo 0/5

Esta vez, Xavier Beauvois, cosechador de premios, (la última fue la magnífica De dioses y hombres, que ganó el Gran Premio del Jurado del Festival de Cannes) cambia de registro y nos cuenta de forma irónica y muy “chapliniana” un hecho que ocurrió hace casi 40 años.

El 25 de diciembre de 1977 murió Chaplin en su mansión de Vevey. Tres meses después, dos emigrantes pobres, un polaco y un búlgaro, decidieron robar el ataúd y pedir un rescate millonario a la familia Chaplin.

En esta película, los actores principales Benoît Poelvoorde y Roschdy Zem, son el dúo perfecto para representar a los ladrones. Zem, interprete a Osman, el más reflexivo y temeroso de las consecuencias; mientras que Benoît Poelvoorde (Eddie), es el entusiasta cerebro de la operación que siempre busca hacer felices a los demás y tiene clara la forma de superar su pobreza: “Vamos a pedir dinero a un amigo”. El director también cuenta con la colaboración de la familia Chaplin ya que durante la proyección aparecen Dolores Chaplin (nieta) y Eugène Chaplin (hijo).

Los diálogos muestran que los personajes no eran amigos de la delincuencia, pero la necesidad económica les lleva a eso y, aunque tienen principios, están relativamente tranquilos porque piensan que Chaplin, el patrono de los vagabundos, los apoyaría en su causa.

Además, la música de Michel Legrand, muy presente a lo largo de filme, está magistralmente pensada para hacernos entrar en el universo de Chaplin, con guiños al cine mudo, como por ejemplo en la escena en que Eddie (Poelvoorde) le explica el plan a Osman (Zem).

Tampoco podía faltar la relación que Chaplin tenía con el circo, representada por el bonachón de Eddie. La última escena, cerrándose las cortinas del circo es una demostración de que todo el entresijo creado no es más que lo que decía el gran cómico: “La vida es una obra de teatro que no permite ensayos. Por eso, canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida. Antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos”.

El precio de la fama reboza la humanidad de sus protagonistas, ya que al final les coges cariño, entiendes su actuación y les perdonas la barbaridad cometida, como hizo en su día Oona Chaplin.

Firma: Montse Figuerola


Este análisis se publicó en . Añade el a tus favoritos.

Deja un comentario