El tercer asesinato
Título original
Sandome no satsujin
Género
Año de producción
2017
Público
Valoración
Lenguaje
Duración
124'
Fecha de estreno
27/10/2017
País

El tercer asesinato

4 / 6
Humor 0/5
Acción 1/5
Violencia 1/5
Sexo 0/5

Hirozaku Kore-eda aúna en este film una excelente organización narrativa con una historia que conmueve y deja claro que uno puede estar en vilo como espectador y recorrer, al mismo tiempo, complejos caminos.


Hirokazu Kore-eda (Después de la tormenta, De tal padre tal hijo, Nuestra hermana pequeña) abandona una línea prolífica de títulos dramáticos y con ocasional sentido del humor para adentrarse, con la misma pericia, en un drama judicial.

El tercer asesinato arranca con el crimen (envuelto en una banda sonora curiosamente melancólica) y en seguida plantea el posible castigo. Con esto, deposita en los brazos del espectador todo un halo narrativo que, evidentemente, se mueve entre la densidad de los rusos y la intensidad y agudeza de Shakespeare; eso sí, sin descuidar el estilo sencillo y reposado del director japonés.

Su propuesta tiene una gran densidad argumentativa en todo lo relacionado con la verdad, la culpa, el destino, la legitimidad de juzgar y el ser bueno para los demás. Kore-eda se adentra en estas cuestiones mientras maneja los hilos del guión para crear interés y suspense en el espectador. Sin duda a esto ayuda la configuración de unos protagonistas en los que las capas de humanidad y misterio (pues para el cineasta cada persona lo es, un misterio) no hacen más que sumar: ese conflicto del abogado con la hija adolescente que aprenderá a encarar mientras conoce a la otra adolescente implicada en el caso; el joven abogado idealista; la cojera que une un pasado elíptico con un presente impregnado de nostalgia…

Todo esto se produce con esa profundidad y proporción emocional a la que nos tiene habituados el director de Kiseki. Su ritmo concentra el encuadre en un espacio pequeño, con querencia por el primer plano donde Kore-eda encuentra bellas fórmulas para expresar la interrelación problemática de hechos, sentimientos y voluntades: como las transparencias superpuestas en la sala de interrogatorios análogas a esas capas de la realidad que a veces no detectamos o no queremos detectar por atolondramiento o simplificación. La película apuesta por la difícil aventura de buscarlas, pues cada ser humano se lo merece.

En El tercer asesinato se aúnan una organización narrativa excelente con una historia que conmueve y deja claro que uno puede estar en vilo como espectador y recorrer, al mismo tiempo, complejos y sugerentes caminos.

Firma: Lourdes Domingo