Esperando al rey
Título original
A hologram for the king
Género
,
Año de producción
2016
Público
Valoración
Lenguaje
Duración
98'
Fecha de estreno
01/07/2016

Esperando al rey

3 / 6
Humor 1/5
Acción 1/5
Violencia 0/5
Sexo 1/5

A partir de la novela de Dave Eggers –autor de otros libros también llevados al cine como Donde viven los monstruos, Tierra prometida o Un lugar donde quedarseTom Tykwer escribe y dirige una historia sobre la idea del fracaso y el volver a empezar en la madurez.

Tykwer, que empezó con un par de rompedoras películas en su Alemania natal –Corre, Lola, corre y La princesa y el guerrero–, entró en el mercado internacional con un lanzamiento fuerte como fue la adaptación de El perfume. Después, firmó un thriller interesante (The international) que no tuvo gran acogida y lo intentó de nuevo con El atlas de las nubes, donde no supo encajar bien la ciencia-ficción con las emociones.

Ahora, en Esperando al rey escoge un entorno, en apariencia menos convulso, mientras emplea varias técnicas para distraer al personal: presenta un argumento siempre contemporáneo (la crisis de los 50), adornado con un elemento futurista pero muy posible (la comunicación por hologramas) y agitado por una ambientación exótica (Arabia Saudí) que provoca de por sí un choque de culturas usado con el propósito de hacer reír.

La cámara de Tykwer se acerca en casi todo momento al actor (con excepción de los planos de paisaje desértico para crear el contraste). Y en esos primeros planos busca más el efecto que una emoción sincera, algo de lo que la película adolece. Es decir, se explican y describen los problemas de los protagonistas, pero los mecanismos son tan de manual y se acumulan tanto que, como espectador, cuesta entrar en ellos o creerlos, pues necesitarían más tiempo dramático.

En este sentido, aunque se apunta hacia verdades sobre la situación del hombre actual, las soluciones son bastante epidérmicas y, como decía, de manual, a pesar de los esforzados actores y de la grandiosidad y espectacularidad del espacio y su ambientación. Por eso, Esperando al rey no sorprenderá ni satisfará a una parte del público por su modo de rescatar las relaciones humanas dañadas o una autestima hundida.

Firma: Lourdes Domingo


Deja un comentario