Esto no es una cita
Título original
Esto no es una cita
Género
Año de producción
2013
Público
Valoración
Lenguaje
Duración
76'
Fecha de estreno
08/11/2013
País

Esto no es una cita

2 / 6
Humor 3/5
Acción 1/5
Violencia 0/5
Sexo 3/5

Esto no es una cita es un loable intento de hacer una comedia romántica al estilo de las que nos llegan del otro lado del Atlántico. Tiene algo de Confidencias a medianoche, un poco de Cuando Harry encontró a Sally y un demasiado de Sexo en Nueva York. Sabe sacar el mismo partido de las calles y parques de Madrid que el que se suele obtener de Manhattan y los créditos recuerdan a Saul Bass y otros genios de los sesenta. Música de jazz, pegadiza y actual, ambienta y da vida a la película. En definitiva, grandes maestros para un potencial gran aprendiz.

El guionista Pablo Flores completa su primer trabajo y su director, Guillermo Fernández Goizard, apenas tiene experiencia fuera de las series de televisión. Quizá por eso han optado prudentemente por un metraje muy corto y quizá por eso, lamentablemente, su obra nos recuerde tanto a una serie de enredo cualquiera.

El film comienza bien, ágil y divertido. Recursos que no son originales (conversaciones cruzadas, repeticiones cómicas, pantallas divididas, rótulos sobreimpresionados –genial la escena con el what’s up-…) son utilizados sin abusar y al servicio de la historia.

Es fácil entrar y encariñarse enseguida con los dos protagonistas: Roberto, una suerte de Alfredo Landa moderno, y Paula, borde pero creíble. Parece que ambos van a protagonizar una historia de amor como las de antes, con desencuentros cómicos y diálogos tiernos con tendencia hacia el enamoramiento. Y así discurre la primera parte de la película hasta que se embarra en el (parece ser) inevitable encuentro sexual que monopoliza las conversaciones y es utilizado como previsible punto de inflexión hacia el desenlace.

Tierna y divertida, deja sin embargo cierta sensación de fraude. Si tan bien les iba a Roberto y Paula llevando su noviazgo sin acostarse juntos ¿por qué todos los amigos les presionan a que lo hagan? Si a partir del encuentro sexual les empieza a ir mal… ¿por qué seguimos haciendo películas en las que todo gira en torno a la obligatoriedad del sexo en cualquier relación de pareja? No sé, quizá la próxima comedia del año me lo responda.

Firma: Esther Rodríguez


Este análisis se publicó en . Añade el a tus favoritos.

Deja un comentario