Falling
Título original
Falling
Género
Año de producción
2016
Público
Valoración
Lenguaje
Duración
89’
Fecha de estreno
16/12/2016
País

Falling

2 / 6
Humor 0/5
Acción 0/5
Violencia 0/5
Sexo 0/5

El relato que propone Rodríguez Rosell se apoya en un entorno paradisíaco a la vez que recóndito y en unos diálogos que pretenden verbalizar el interior de los dos protagonistas. Alrededor de escogidos elementos naturales (agua, arena, vegetación tropical y hasta un burro) serpentean Aslan y Alma desgranando su pasado común y tejiendo una relación presente y, quizá, futura.

El planteamiento, por tanto, queda claro desde el principio y goza de la consideración del espectador intrigado por la historia y admirado por la valentía de la directora y guionista. Sin embargo, también queda pronto patente, que el guion carga con demasiados símbolos. La recurrente y pictórica fábula del león y su corazón se pilla fácil pero sobre ella van cayendo nuevas metáforas, en forma de vestido de novia o de sombrero, aderezadas con lánguidas frases y exasperantes silencios. Todo ello se hace, seguro, con una intención, pero las citadas figuras retóricas son lo suficientemente ininteligibles como para que al público se le haga muy difícil penetrar en el mundo de Aslan y Alma.

Ambos personajes componen una pareja interesante, aunque su comportamiento, sus gestos, palabras o incomprensible pasado, tienen poca coherencia interna y terminan por presentarse al espectador demasiado extravagantes para ser tomados en serio. Ello hace que sus sentimientos resulten superficiales y el drama acabe diluyéndose.

Esta vacuidad se hace más visible gracias, paradójicamente, a uno de los grandes aciertos del film. El uso de la cámara en mano o con diferentes puntos de vista y a distintas alturas, buscando encuadres que permitan al espectador moverse con facilidad entre los dos protagonistas, logra una cercanía que acentúa, como comentaba, la pronta y definitiva decepción.

Firma:
Esther Rodríguez