Fast & Furious 8
Título original
The Fate of the Furious
Género
Año de producción
2017
Público
Valoración
Lenguaje
Duración
136'
Fecha de estreno
12/04/2017
País

Fast & Furious 8

3 / 6
Humor 2/5
Acción 4/5
Violencia 3/5
Sexo 0/5

El director de Un ciudadano ejemplar, F. Gary Gray, se enfrenta a esta esperada entrega que cuenta con multitud de seguidores fieles y exigentes (en acción y efectos, no en argumento). El guión pertenece al creador de la saga, Gary Scott Thompson. Nadie mejor que él sabe lo que espera su público y en esta octava carrera se lo da con creces: persecuciones imposibles y espectaculares, con un toque de ternura, humor y algo de trasfondo humano.

Fast & Furious 8 no le descubre nada nuevo ni al género, ni a la industria, ni al espectador. Lo que sí hace es entregar 136 minutos de acción. La cinta es un festival de acrobacias y de impactos visuales que, bien orquestados, llevan al extremo la imaginación y la pericia de sus creadores. Con los obligados parones en boxes (necesarios sólo para coger aliento), la trama –predecible, débil y llena de clichés– resulta suficiente para diseñar el circuito. Como se ha dicho antes, en este título lo importante no es el porqué, sino el cómo.

Sería ridículo pretender hacer una crítica a nivel narrativo (o a cualquier otro nivel) de este traje hecho a medida para Vin Diesel y compañía. Por tanto, nos quedamos con la propuesta visual y la aparatosidad de su puesta en escena, con sus irónicas autocríticas, con algún ingenioso descubrimiento (como la persecución del submarino) y con la gratitud hacia sus responsables por ofrecernos dos horas de simple entretenimiento, sin moralejas ni dobles intenciones. Quizá solo una: la familia es lo más importante y debe permanecer unida. Pues eso.

Firma: Mar Pons


Este análisis se publicó en . Añade el a tus favoritos.

Deja un comentario