Felices 140
Título original
Felices 140
Género
,
Año de producción
2011
Público
Valoración
Lenguaje
Duración
98'
Fecha de estreno
10/04/2015
País

Felices 140

3 / 6
Humor 2/5
Acción 2/5
Violencia 0/5
Sexo 0/5

Gracia Querejeta ocupa un lugar privilegiado entre los realizadores españoles. A pesar de no tener una carrera especialmente prolífica, sus producciones se han caracterizado siempre por la seriedad propia de un buen profesional, la calidad técnica, la acertada elección de los actores y el intento de combinar temas de calado pero cercanos al espectador. Por ello la familia y los amigos ocupan siempre un lugar destacado en su filmografía, aunque no siempre con la misma profundidad y acierto en sus planteamientos.

Felices 140 es uno de sus mejores trabajos. El guión, escrito con Antonio Mercero, es muy inteligente y consigue atrapar al espectador desde el principio con distintas estrategias. Las primeras escenas, en las que van apareciendo los personajes reunidos en una casa aislada, como si de una novela de Agatha Christie se tratase, obligan al público a no distraerse para poder ir conociéndolos bien. Posteriormente, un imprevisible giro de guión cambia el género de la película y renueva el interés, acelerando la intriga y el drama sin dejar por eso el tono costumbrista y ligeramente humorístico que tenía desde el principio.

Por otro lado, la cercanía de los personajes y los interrogantes que se plantean traspasan la pantalla, de modo que los ocupantes de las butacas se sienten interpelados también por los dilemas de Elia y sus amigos. La verdadera amistad, la lealtad, la supervivencia económica, el orgullo, el progreso, la protección a la familia, el qué dirán, el drama del aborto, la falta de compromiso, el ocultarse en el grupo y la mentalidad de que el dinero todo lo soluciona, o al menos todo lo hace más fácil, planean por la sala de cine afectando tanto a los actores como a los espectadores.

Otro acierto del guión es la inclusión de monólogos dispersos de algunos de los protagonistas, cuya función va cambiando: de mera presentación a declaración de intenciones y, finalmente, de justificación conforme avanza la trama ya que entendemos plenamente su significado. A pesar de ello, el final desdice de la calidad del resto de la película, precipitando acontecimientos y, a la vez, ralentizando la acción con alguna artificiosidad sin sentido como, por ejemplo, el momento de la apertura de los regalos.

No obstante, continuando con los aciertos, podemos citar también a Federico Jusid, autor de una sugerente música; a Juan Carlos Gómez, responsable, con su fotografía, de sacarle un gran partido tanto a la isla como a los interiores donde se desarrolla el drama y a Paola Torres que viste a todos los personajes de modo sobrio y eficaz.

Y nada que reprochar al elenco. De la Torre, Fernández, Álvarez, Navas, O´Dogherty, Cancio y Ruiz… realizan una actuación más que notable dentro de la normalidad y cotidianidad que reflejan sus personajes. Maribel Verdú confirma su madurez como actriz y tan solo matizar que, en el momento más dramático, tanto ella como Ginés García flojean y ponen en peligro una gran escena que, finalmente, sale adelante e impulsa aún más esta gran historia.

Firma: Esther Rodríguez


Deja un comentario