Felices sueños
Título original
Fai bei sogno
Género
Año de producción
2016
Publico
Valoración
Lenguaje
Duración
134'
Fecha de estreno
10/02/2017
País
,

Felices sueños

3 / 6
Humor 1/5
Acción 1/5
Violencia 2/5
Sexo 0/5

La filmografía de Marco Bellocchio ha ido abordando la historia de Italia desde los años 60, con diversas referencias a la muerte más o menos explícitas. Empezó con un tono más beligerante y contestatario (Marcha triunfal) que fue atemperando para abrirse a un relato más expositivo y abierto, donde el espectador podía posicionarse con más libertad (Buenos días, noche).

No obstante, el ganador del León de Oro a su carrera en Venecia 2011 no abandona la desmesura que caracteriza el cine italiano y adapta una historia de orfandad que, como libro, triunfó en su país. El bestseller autobiográfico de Massimo Gramellini es la excusa perfecta para volver a unir drama personal con el drama de un país.

De este modo, además del vacío y del enigma como asuntos centrales en la muerte de un ser querido, se impele al público a conectarlo con diversas tragedias que han azotado el espíritu del país y de Europa (el fútbol y el luctuoso accidente de Superga, la corrupción, la guerra de Sarajevo…). En este sentido, el abanico se amplía tanto que el conflicto pierde fuerza y capacidad de conexión.

No obstante, en su vertiente más personal (en especial, en la infancia de Massimo con la insistencia en las preguntas) y en su lazo con la cinefilia (la serie televisiva Belfegor o la remisión a La mujer pantera), el film encuentra sus momentos más poéticos y auténticos, sin olvidar algunas secuencias entre madre e hijo.

En resumen, para incondicionales de Bellochio y de historias con altibajos también emocionales.

Firma:
Lourdes Domingo


Este análisis se publicó en . Añade el a tus favoritos.

Deja un comentario