Goodbye Berlin
Título original
Tschick
Género
Año de producción
2016
Público
Valoración
Lenguaje
Duración
93'
Fecha de estreno
19/05/2017
País

Goodbye Berlin

3 / 6
Humor 3/5
Acción 1/5
Violencia 2/5
Sexo 0/5

Basada en el best-seller homónimo de Wolfgang Herrndorf, el panorama de Goodbye Berlin no es el mejor: Maik (Tristan Göbel) es un adolescente que tiene que convivir con una madre alcohólica, un padre ausente y la marginación en su colegio.

Faith Akin (Al otro lado, Contra la pared, El padre se sirve de esta premisa para elaborar una road-movie encabezada por menores de edad. Además de Maik, el peso de la trama también lo lleva Tschick (Anand Batbileg), un alumno de ascendencia rusa que acaba de llegar nuevo a clase.

Tschick es lo que Maik necesita, lo contrario a él: un chico impulsivo, espabilado y extrovertido, que aparenta no tener miedo y que vive de los retos. Pero, sobre todo, para él Maik no es invisible. Ambos se enrolan en un viaje en el que el protagonista encuentra la verdadera amistad donde menos lo espera y aprende a darle importancia a lo que se merece. Todo enmarcado en el mundo adolescente, ese momento en el que cualquier cosa deja huella, como es el amor platónico (Nicole Mercedes Müller), los amigos y la familia.

Lo cómico se mezcla con la ternura y con algunas escenas surrealistas que hacen que su viaje resulte más mágico. El recurso musical a través de los cassettes que hay en el viejo coche robado, la Alemania rural, tan diferente y curiosa a veces, y los variopintos personajes se suman en una historia bien contada.

Sin ser un filme para todos los públicos, por ese humor a veces extraño, la nueva cinta de Akin gustará a los fans de su estilo.

Firma:
Elena Mira


Este análisis se publicó en . Añade el a tus favoritos.

Deja un comentario