El hogar de Miss Peregrine para niños peculiares
Título original
Miss Peregrine's home for peculiar children
Género
,
Año de producción
2016
Público
Valoración
Lenguaje
Duración
127'
Fecha de estreno
30/09/2016
País

El hogar de Miss Peregrine para niños peculiares

3 / 6
Humor 1/5
Acción 2/5
Violencia 1/5
Sexo 0/5

Para filmar El hogar de Miss Peregrine para niños peculiares el también peculiar director de cine Tim Burton escoge una historia hecha a su medida: la novela homónima de Ransom Riggs, publicada en 2011 y primera entrega de una trilogía.

Como punto de partida, para aquellos que hayan leído la novela, destacamos el hecho de que la cinta pretende resumir en dos horas las cuatrocientas páginas del libro. Por tanto, muchos detalles literarios se pierden en un guión que apuesta claramente por los efectos visuales, la fantasía y los cuentos sencillos. De esta forma, el espectador pierde empatía con los personajes (en especial con el protagonista) a los que se les da pocas oportunidades de mostrar la profundidad de sus vivencias. En el cine la historia se precipita hacia la acción y esto impide que el misterio y la fascinación lleguen con la misma intensidad con la que lo hace el libro. Sin embargo, y a favor de la audiencia más joven, la película se orienta a un público más amplio al optar por el color y dejar de lado la oscuridad de la novela. Hasta aquí las comparaciones.

El hogar de Miss Peregrine para niños peculiares propone –con un guión plano y nada sorpresivo– un universo fantástico en el que se reconoce la experimentada mano de Burton, pero que no resulta ni innovador ni excepcional. Quedan desaprovechadas las posibilidades de una buena historia al querer contar mucho en poco tiempo. Y, por otro lado, en el film se desvanece la credibilidad cuando las cosas pasan porque sí, porque toca o porque hay que acabar. Sin duda, este título podría ser mucho mejor de lo que es.

Y ¿qué es El hogar de Miss Peregrine para niños peculiares? Es una propuesta entretenida, narrada con coherencia (a pesar de los “bucles”) y sin arritmias que, gracias a sus escenarios, atrezzo y a los efectos visuales, resulta atractiva y seductora (maravillosa escena en la feria). En la oscuridad de la sala y subidos al metraje, nos fiamos del guión (con sus idas y venidas temporales), aunque deberíamos desconfiar de un género en el que todo puede pasar, y las razones ya llegarán. Los personajes convencen sin entusiasmar y, al final (y con esto no se desvela nada que no sepamos), todo sale bien. O sea, la cinta es un pasatiempo para adolescentes y seguidores del director que quieran vivir dos horas entre “peculiares” criaturas.

De fondo, y para nota, algunos interrogantes que pueden debatirse en el colegio o en familia: ¿Por qué quedan los padres al margen de la historia? ¿Decide Jake abandonar su hogar? ¿No somos todos peculiares de alguna manera? Entonces ¿no merecemos todos un trato particular? ¿Podemos escoger nuestra propia familia? ¿Qué es lo que nos hace únicos? ¿Es por eso por lo que se nos tiene que valorar?

Firma: Mar Pons


Deja un comentario