Títol original
Indochine
Gènere
Any de producció
1992
Public
Valoració
Llenguatge
Durada
159'
Data d'estrena
16/10/1992
País

Indochina

3 / 6
Humor 0/5
Acció 2/5
Violència 2/5
Sexe 3/5

Con un guión original de cuatro autores, el joven cineasta galo Régis Wargnier ha construido una película-río dentro de la línea del género romántico-novelado más tradicional. Con una trama exótica, llena de personajes y avatares anímico-sociales, el marco histórico y la ambientación en escenarios naturales vietnamitas y de Malasia están muy conseguidos. La brillantez formal de unas imágenes brumosas, la cuidada y bella composición cromática de las escenas y el tono in crescendo del relato son francamente atrayentes. Por tanto, la realización de Wargnier posee una calidad fílmico-estética que le destaca como una de las grandes candidatas al Oscar de Hollywood ´92 a la mejor película extranjera.

La interpretación de la recuperada Catherine Deneuve y de Vicent Pérez (el “Christian” de “Cyrano de Bergerac”) es asimismo notable, al igual que la partitura musical de Patrick Doyle. Sin embargo, no se puede decir lo mismo de su calidad ética. Los protagonistas son seres amorales, un tanto presos de las circunstancias y especialmente de sus propias pasiones, que van evolucionando con el devenir histórico del país, que ellos -como arquetipos que son- colaborarían a desarrollar y cambiar. Eliane y Camille, enfrentadas por el mismo hombre, despertarán a un amor fou que les llevará a la tragedia: la pérdida de sus posesiones, por parte de la primera; cinco años de prisión y legendaria líder comunista, la segunda. Mientras Jean-Baptiste, el amante de ambas, será también víctima de estas mujeres y del contexto que le rodea. Historia y pasiones se aúnan en “Indochina” con extremada fuerza dramática, donde el habitual binomio sexo y política tiene junto al exotismo su protagonismo de fondo. Aunque las escenas eróticas están algo cuidadas por la elipsis, incurre en ciertos toques sensuales exhibicionistas y de violencia bastante descarnados. También se deja notar un excesivo tono literario en su narración.