Joy
Título original
Joy
Género
,
Año de producción
2015
Público
Valoración
Lenguaje
Duración
124'
Fecha de estreno
08/01/2016
País

Joy

2 / 6
Humor 1/5
Acción 1/5
Violencia 0/5
Sexo 0/5

David O. Russell (El lado bueno de las cosas) se pone al frente de este drama de redención personal que pretende cautivar por su clave de comedia. Joy gira en torno a la idea de superación y de realización vital de su protagonista, el problema es que lo hace de forma tan descarada que nada es creíble.

El guión se recrea en vidas desgracias hasta el extremo; ofrece una protagonista incomprensiblemente tolerante (porque resulta que tonta no es); retrata una familia que no se sabe si es canalla o poco despierta y, cada uno de los personajes son la caricatura de algunos ejemplares mil veces vistos en la ficción.

En este sentido, la narración lleva al límite a sus habitantes para, luego y de forma muy poco original, conducirlos al lugar que les corresponde según los cánones de la justicia más romántica. Así, no desvelamos nada si decimos que la película acaba bien, pues de eso se trata: de ir a ver una historia con final feliz. Sin embargo, el reto de Joy, el de acompañar al espectador por lances de una vida mediocre hacia el triunfo, se quiebra por el camino.

Puede ser el exceso de sensibilidad o la falta de profundidad, incluso el esperado pero ausente humor (que llega solo en un par de ocasiones) o la música, puntual e irritablemente previsible, lo que impide que Joy llegue donde pretende. Y es que, aunque uno salga reconfortado del cine, el relato carece de veracidad por la torpeza de un guión que se centra en la anécdota y se olvida de los detalles.

Con todo, Joy puede funcionar para un público joven, poco analítico o necesitado de “desconexión” neuronal y se le agradece ese trasfondo anclado en la esperanza y en la exaltación del esfuerzo. Por no olvidar la siempre dispuesta generosidad de la protagonista y el compromiso por cuidar de los suyos y de los que son como ella.

Firma: Mar Pons


Deja un comentario