La autopsia de Jane Doe
Título original
The autopsy of Jane Doe
Género
Año de producción
2016
Público
Valoración
Lenguaje
Duración
99'
Fecha de estreno
13/01/2017
País

La autopsia de Jane Doe

3 / 6
Humor 1/5
Acción 2/5
Violencia 0/5
Sexo 2/5

André Øvredal, director del falso documental Trollhunter, presenta la película que recibió el Premio Especial del Jurado en Sitges. El guión, de los autores de la serie Dead of summer, empieza con buen pie en lo que es la parte más fácil de cualquier relato de fenómenos extraños: lanzar las señales de que sucede algo fuera de lo normal.

Esa sugerencia inicial, labrada con tino por Ian B. Goldberg (responsable de algunos capítulos de Terminator: The Sarah Connor Chronicles y de Mentes criminales) y Richard Naing, está bañada en una morbosidad (la de un cadáver en continuas tareas de autopsia) que deja fuera no sólo a los miedosos sino a los estómagos sensibles.

André Øvredal completa ese trabajo con una dirección que busca las incógnitas en los rincones silenciosos, oscuros y rancios de un depósito rural. También se permite algunos juegos de puntos de vista con espejos de pasillo, que se hacen menos determinantes de lo que parecían al comenzar. Lo mismo le sucede a la subtrama de relación entre padre e hijo, con un pasado que se trae a colación como excusa para dar respiro a una trama principal que se agota y se hace más previsible en su desenlace.

En su ambición medida es donde La autopsia de Jane Doe resulta convincente. No cambia el rumbo del cine de terror, pero sabe destacar por su tono, realización y atmosfera. Dentro de un género que se clona continuamente, supone algo, que no es poco.

Firma: Lourdes Domingo


Este análisis se publicó en . Añade el a tus favoritos.

Deja un comentario