La cena
Título original
The dinner
Género
,
Año de producción
2017
Público
Valoración
Lenguaje
Duración
120'
Fecha de estreno
22/12/2017
País

La cena

3 / 6
Humor 0/5
Acción 1/5
Violencia 3/5
Sexo 0/5

Un film cuyo punto fuerte son los actores y el dilema que se plantea entorno al concepto de libertad y honestidad. ¿Hasta qué punto se debe encubrir o desenmascarar la verdad con tal de proteger a alguien a quien quieres?


Steve Coogan y un Richard Gere, que parece resistirse al paso del tiempo, encabezan lo mejor del film: un buen reparto. Este thriller dramático juega a venderse como lo que no es. Parecía que nos sentaríamos a cenar en una sala, junto a personajes hábilmente detallados durante 120 minutos. Esperábamos algo parecido a Un Dios salvaje de Polanski, pero no ha sido así.

Una vez eliminada esta concepción de la película, podemos analizar lo que acontece en ella.

La cena empieza poniendo las piezas en su lugar, y los buenos diálogos, interrumpidos sólo por música y risas, van creando los primeros pulsos del metraje. Sin embargo, a medida que aumenta la intriga (que no dura mucho), Oren Moverman se aventura a mezclar un tono artístico en los flashbacks, que empiezan como recurrentes y acaban por ser pesados.

La sutileza habría sido una mejor elección para retratar el nudo del conflicto y el tema de la enfermedad mental. Por lo contrario, Moverman juega a entrelazar con la elegante cena cambios de color, largas secuencias y sonidos molestos.

Paralelamente, la historia adquiere un tono pesimista cuando habla de la familia y sus vínculos, mientras se aventura a hacer el símil del hombre con un simio.

Pese a esto, el mensaje gira entorno a una interesante reflexión acerca de la libertad de actuar ante un problema, lo que puede proporcionar un buen debate. Así mismo, la magia que desprende la comida sofisticada nos permite llevarnos un buen sabor de boca.

Firma: Carla Sciamma