La chica del tren
Título original
The girl on the train
Género
Año de producción
2016
Público
Valoración
Lenguaje
Duración
112'
Fecha de estreno
21/10/2016
País

La chica del tren

2 / 6
Humor 0/5
Acción 2/5
Violencia 2/5
Sexo 2/5

La novela del Paula Hawkins ha sido un éxito de ventas. Con el mismo título y aprovechando el fenómeno editorial, el director de Criadas y señoras y una guionista habituada a tratar asuntos morbosos (Secretary, Chloe y con algo más de acierto en Hombres, mujeres y niños) abordan lo que pretende convertirse en otro huracán comercial.

En este sentido, Tate Taylor y Erin Cressida Wilson echan el hígado para aprovechar todos los recursos efectistas de los telefilms de sobremesa; aquellos que quieren impedir, también gracias a la modorra, que te levantes del sofá.

Una voz en off explicativa y reiterativa, redundante sobre las imágenes. Unas imágenes que se articulan con frecuentes ralentizaciones, primeros planos con óptica gran angular casi cómica y flashbacks que entorpecen y falsifican más la narración. Y una narración que se presenta bajo diversos puntos de vista, pero que resulta caprichosa y desordenada. Todos estos elementos, junto a una presencia enfermiza, superficial y burda de las crisis personales, de adicciones y otras patologías vinculadas a la afectividad y la sexualidad se suben al guión parece que, simplemente, para ejercer un impacto visceral pero no auténticamente dramático ni elaborado.

De este modo, lo que comienza como un viaje ajetreado e incómodo (por una preparación deficiente) termina en un conjunto de estaciones finales que, además de cinematográficamente toscas, se convierten en caricatura de sí mismas y culminan en lo más terrible: que un thriller provoque risa e impaciencia por un final previsible, enroscado y cargado de exageraciones de principiante.

Firma: Lourdes Domingo


Este análisis se publicó en . Añade el a tus favoritos.

Deja un comentario