La chica desconocida
Título original
La Fille Inconnue
Género
Año de producción
2016
Público
Valoración
Lenguaje
Duración
113'
Fecha de estreno
03/03/2017
País

La chica desconocida

4 / 6
Humor 0/5
Acción 1/5
Violencia 0/5
Sexo 0/5

Dentro del cine realista y social, el de los hermanos Dardenne ha alcanzado una calidad difícil de superar. Y la clave de su genialidad no está solo en el dominio de la técnica y de las normas que rigen el género sino en la profundidad y delicadeza con la que nos introducen en la humanidad de sus personajes.

En La chica desconocida apuran al máximo al centrar la mirada en una historia mínima a priori que, en ningún momento, pierde la naturalidad a pesar de los pujantes dramas que va destapando la pausada actividad de la protagonista.

La primera escena nos muestra a Jenny explorando a un paciente mayor. Le ausculta y le apoya delicada y profesionalmente la mano en la espalda para tantear su interior. Con firmeza y dulzura. Ese pequeño gesto es toda una declaración de intenciones de los Dardenne. Con firmeza y dulzura exploran el mundo que rodea a Jenny. Ponen la cámara también con mano experta y tantean todo ese universo que late bajo los tejados, en el interior de los coches o en el alma de una adolescente herido.

La chica desconocida es título y eje principal en torno a la que se desarrolla el film. Es el detonante de las turbulencias interiores que mueven a Jenny, que emprende una cruzada acerca de la identidad de la mujer para que no se entierre en el anonimato. Jenny quiere reconocer su nombre, no como una fijación, sino por la misma razón por la que trata con tanta humanidad, profesionalidad y cariño a todos sus pacientes. Para ella son personas, no individuos de una especie o meros datos estadísticos sobre la inmigración o la prostitución.

Gracias al inmenso trabajo interpretativo de Adèle Haenel podemos acompañarle en sus desvelos. Carga con la culpa como con ese abrigo oscuro y demasiado grande y sonríe y acepta agradecida todas las viandas que le ofrecen sus pacientes. Pero, aparte de su compromiso, poco o nada sabemos de ella. Jenny se convierte en la verdadera desconocida, alguien que solo vive en clave de otros. Alguien que, como el cine, nos sirve para explorar otras realidades, desconocidas a pesar de su cercanía.

Así que, en definitiva, sí que conocemos lo esencial de Jenny: que sabe mirar al mundo como miran los Dardenne, con calor humano y calidad profesional.

Firma: Esther Rodríguez


Este análisis se publicó en . Añade el a tus favoritos.

Deja un comentario