La crucifixión
Título original
The crucifixion
Género
Año de producción
2017
Público
Valoración
Lenguaje
Duración
90'
Fecha de estreno
03/11/2017
País

La crucifixión

2 / 6
Humor 0/5
Acción 1/5
Violencia 2/5
Sexo 1/5

La crucifixion, basada en un caso real de exorcismo, resulta una copia barata de otras cintas del género, con buenos efectos especiales, pero con un guion flojo y repetitivo. No convencerá al espectador más exigente y habitual de este tipo de películas.


Chad y Carey Hayes, los guionistas de Expediente Warren y colaboradores en el desarrollo de la segunda parte de esta, Expediente Warren: el caso Enfield, escriben sobre otro caso real de posesión que sucedió en Rumanía, escenario donde se ha rodado la película.

Xavier Gens, que también estrena La piel fría, presentada recientemente en Sitges, es el encargado de dirigirla, contando también con el cuidado trabajo del director de fotografía catalán Daniel Aranyó, presente en otras cintas como Regresión, Biutiful
o… High School Musical).
El film se plantea como la terrorífica –esta sí que de verdad– El exorcismo de Emily Rose. Sin embargo, no le llega ni a la suela del zapato. Sophie Cookson (Kingsman: The Secret Service) es la actriz protagonista que, en la piel de periodista joven e idealista, viaja hasta el lugar de los hechos para abundar insistentemente –y erráticamente– en ellos, mientras se va metiendo, incomprensiblemente, en la boca del lobo.
La crucifixión –que, por cierto, es un título poco justificado– no tiene muy claro hacia dónde quiere llevar al espectador (ya entendido en este tipo de cine) con un planteamiento tan poco orgánico. Eso, o ya tenía suficiente con llevarnos hasta la cultura rumana y asustarnos un poco con los constantes efectos de sonido y los repetitivos sustos.

Poco novedosa, la cinta resulta una copia barata de películas del género, con buenos efectos especiales, eso sí, pero con un arranque y un guion flojos, así como la resolución. Al menos, es honesta, (no como la última de Amenábar).

La crucifixión no quiere más que atraer a un público joven y poco exigente. Y seguramente lo consiga.

Firma: Begoña Arribas


Este análisis se publicó en . Añade el a tus favoritos.