La doncella
Título original
Ah-ga-ssi
Género
Año de producción
2016
Público
Valoración
Lenguaje
Duración
144'
Fecha de estreno
02/12/2016

La doncella

3 / 6
Humor 1/5
Acción 3/5
Violencia 4/5
Sexo 0/5

Park Chan-Wook es un director que marca un importante resurgimiento en el panorama actual del cine coreano. Presume de esteticista, tanto en el fondo como en la forma, atreviéndose con temas de fuerte impacto sexual, con la complicidad de un cámara que se recrea en resaltarlas con inusitada osadía.

En la década de los 90, Chan-Wook combinó la crítica cinematográfica con la dirección, hasta que en el año 2000 entra en el cine comercial con el film Joint Security Area, siguiendo con Lady Vengance en el 2005 y rodando por primera vez en inglés con la cinta Stoker, con Nicole Kidman en 2013.

Con La doncella, Park Chan-Wook se sumerge, y nunca mejor dicho, en un tipo de cine que algunos directores del otro lado de los Pirineos han conseguido “construir” para deleite de un público especial. Este público es el que que se vanagloria en la consumición de platos fuertes con aderezo ambiental de alta calidad que justifique la puesta en escena. No hay que entrar en demasiadas consideraciones para el logro del fin propuesto. Ni tener excesivos remilgos. Tampoco hace falta poner sobre el tapete otros ejemplos porque el espectador los conoce sobradamente.

De todas formas no hay duda de que Chan-Wook, aparte de este preámbulo,, consigue un clima y un óseo cinematográfico de indudable interés para el espectador, con positivas esperanzas para nuevas propuestas.

Con estos prolegómenos, y teniendo en cuenta que “el que avisa no es traidor”, hay bases, más que suficientes, para tomar en consideración esta “doncella” de Park Chan-Wook. Estamos ante una más que atrevida cinta, inspirada en la novela Fingersmith de Sara Waters, en la que una historia de flagrantes engaños, con pretendido beneficio económico final y, eso sí, con esmerada ambientación (pero con situaciones más que de sonrojo) tiene tema suficiente para justificar casi dos horas y media del nuevo cine coreano.

Firma:
Joaquín Guitart


Este análisis se publicó en . Añade el a tus favoritos.

Deja un comentario