La noche que mi madre mató a mi padre
Título original
La noche que mi madre mató a mi padre
Género
Año de producción
2015
Publico
Valoración
Lenguaje
Duración
93'
Fecha de estreno
29/04/2016
País

La noche que mi madre mató a mi padre

2 / 6
Humor 1/5
Acción 2/5
Violencia 0/5
Sexo 0/5

La noche que mi madre mató a mi padre es una comedia dirigida por Inés París junto con el guionista Fernando Colomo.

Belén Rueda, que interpreta el personaje de Isabel, es el motor de la historia; es decir, los acontecimientos se refieren a ella y ella se sitúa como fuente directa de la acción. La falta de poder y el sentirse infravalorada profesionalmente como actriz es la causa principal su crisis.

La trama es una crítica a la sociedad actual donde las mujeres, a partir de cierta edad, tienen dificultades para encontrar papeles atractivos en el mundo del cine. Se nos muestra hasta dónde puede llegar la locura de una de ellas, debido a ese “fracaso” profesional en el mundo artístico.

El guion no acaba de pulir la trama y la mayoría de los personajes que aparecen en la película son planos y predecibles, como los interpretados por Fele Martínez y Patricia Montero. No obstante, no se puede negar la buena actuación del argentino Diego Peretti, así como de Belén en su rol de mujer desesperada y un poco desequilibrada, capaz de cualquier cosa para demostrar su talento y lograr protagonismo.

Con un escaso presupuesto y carentes medios materiales, se construye un film donde toda la acción se sitúa en el interior de una casa, que se convierte en un espejo de la vida de los personajes: en apariencia, una ostentosa mansión que tiene el interior hecho añicos.

Por otra parte, los acontecimientos son los que puntúan el ritmo de la trama, marcando su evolución, lo que produce un efecto poco verosímil. Y, aunque tiene alguna secuencia notable, el resto no está a la altura. Los personajes se encuentran continuamente en situaciones insólitas; hay demasiada desmesura. Asimismo, la resolución del conflicto es utópica, ya que después de tantos problemas parece ser que nadie le da importancia a lo ocurrido; el desenlace roza el ridículo. Un final poco aprovechado.

En definitiva, esta producción traza el retrato patético de una sociedad donde las familias se tambalean por falta de amor y sinceridad. De hecho, en ella, se repite la idea de que los matrimonios se hunden precisamente por mantener secretos.

Firma: Cristina Figuerola


Este análisis se publicó en . Añade el a tus favoritos.

Deja un comentario