La pesca del salmón en Yemen
Título original
Salmon fishing in the Yemen
Género
Año de producción
2011
Público
Valoración
Lenguaje
Duración
107'
Fecha de estreno
20/04/2012
País

La pesca del salmón en Yemen

3 / 6
Humor 2/5
Acción 1/5
Violencia 0/5
Sexo 1/5

Tanto la novela de Paul Torday como el film que ha inspirado recogen varios puntos característicos de la sociedad contemporánea: la crisis de los matrimonios que optan por lo profesional y dejan de lado el tener hijos, la fascinación de cierto sector de Occidente por un Oriente Medio en el que buscan la naturaleza y cierta religiosidad sin compromiso, una política dominada por las apariencias y la teatralización mediáticas, así como las prisas en quemar etapas en las relaciones personales.

Lasse Hallström es un hábil creador de dramas que toquen la fibra sensible del espectador y que hagan apología de asuntos vinculados a la corrección política, eso sí siempre interpretados por solventes y conocidos actores que permitan una buena distribución comercial. ¿A quién ama Gilbert Grape?, Algo de que hablar, Las normas de la casa de la sidra, Chocolat o Querido John son algunos ejemplos.

Sin embargo, en este título ha abogado por una comedia de regusto británico, en la que el guionista inglés Simon Beaufoy (Full monty, Un gran día para ellas, Slumdog millionaire, 127 horas) ha puesto un tanto de su parte. La extravagante idea de trasladar la pesca del salmón a Yemen, la lógica descabellada del gabinete de prensa del Primer Ministro y la caracterización del protagonista como un autista afectivo junto a una extrovertida ejecutiva preparan un terreno para abundantes encuentros y desencuentros. De hecho, ya es casi un lugar común en la ficción actual la presencia de un personaje de gran inteligencia, pero acusada incompetencia en la gestión emocional.

El punto de partida es prometedor, pero Beaufoy precipita cambios y acelera giros, de manera que son más frecuentes de lo que precisa un guión de 100 minutos. Y lo mismo sucede con la carga ideológica: hay crítica política, que se queda en parodia; se evidencia el drama de un matrimonio mal llevado, pero no se ofrecen más caras de la cuestión; y se apunta a la importancia de vivir fundamentado en algo más que evidencias científicas, sin ir más allá de meras referencias algo poéticas y naifs.

Firma: Lourdes Domingo


Este análisis se publicó en . Añade el a tus favoritos.

Deja un comentario