La vida y nada más
Título original
Life & nothing more
Género
Año de producción
2017
Público
Valoración
Lenguaje
Duración
114'
Fecha de estreno
01/12/2017
País

La vida y nada más

3 / 6
Humor 0/5
Acción 1/5
Violencia 0/5
Sexo 0/5

La nueva película del español afincado en Florida Antonio Méndez Esparaza es una propuesta de ritmo lento y tono austero. Sin embargo, el contenido y cómo trata a sus protagonistas y desventuras es una lección de loable humanidad y valentía.


La vida y nada más es un caso curioso: una película española, escrita y dirigida por un español, pero rodada en Estados Unidos, a cuya sociedad marginada describe a la perfección, como si /”target=”_blank”>Antonio Méndez Esparza fuese un nativo más de los conflictivos barrios de Florida.

Afincado allí desde hace unos años, Méndez Esparza demuestra que sabe mirar, contemplar y, de alguna manera, comprender a las personas que se cruzan en su camino o que pasan por delante de su objetivo.

Como ya hiciese en su primer largometraje, Aquí y allá, este director suple la carencia de medios con sinceridad, valentía e integridad. Encara, literalmente, las siempre complicadas relaciones personales y las muchas veces injustas situaciones sociales, dejando que sean los propios protagonistas los que nos las cuenten con el lento devenir de su día a día.

Méndez Esparza no juzga, ni criminaliza ni ensalza… No juega con la cámara, que se coloca siempre unos centímetros más abajo de la altura media estándar de la mirada humana. De ese modo, casi imperceptiblemente, hasta la niña pequeña queda de alguna manera ensalzada.

Queda patente que sabe extraer de cada plano toda la carga de esperanzadora humanidad que destilan quienes entran en su (en nuestro) campo visual. Por eso, aunque la película de por sí es algo ardua de ver, debido fundamentalmente a su lentitud, es toda una lección de compromiso, con el cine y con la vida.

Firma: Esther Rodríguez


Este análisis se publicó en . Añade el a tus favoritos.