Las hijas de Abril
Título original
Las hijas de Abril
Género
Año de producción
2017
Público
Valoración
Lenguaje
Duración
93'
Fecha de estreno
20/10/2017
País

Las hijas de Abril

2 / 6
Humor 0/5
Acción 1/5
Violencia 0/5
Sexo 3/5

La última película de Michel Franco es el durísimo reflejo del dolor y el sufrimiento que causa una peculiar y enfermiza manera de mirar el sexo, la familia o la paternidad.


La última película de Michel Franco es el durísimo reflejo del dolor y el sufrimiento que causa una peculiar y enfermiza manera de mirar el sexo, la familia o la paternidad. Las graves consecuencias que se generan cuando el amor y la preocupación parten de un supuesto respeto a la libertad que encubre, directamente, una conducta irresponsable.

La cotidianidad y el costumbrismo que muestra el film agranda el agujero existencial en que se mueven los protagonistas y al que el público es abocado irremediablemente.

El resultado es bastante exasperante y, conforme avanza la película, no es difícil caer en la cuenta de que dicha intranquilidad es fruto de la peligrosa combinación de una historia dramáticamente potente con un guion escaso, simplista y burdo. Diálogos absurdos, largos e insustanciales recorridos en coche, exhibicionismos humillantes, y unos personajes retratados con un trazo burdo, torpe y grueso.

En aras del realismo, se omiten demasiados datos imprescindibles para dar un poco de coherencia a relato y a las personas que la integran, y se dejan a la imaginación retazos completos de un pasado que podrían ayudar a comprender más la trama. Mientras, asistimos, como decía, a una triste mezcolanza de excesos y tontunas que entorpecen la verdadera historia.

A pesar del pretendido tono de introspección fílmica, desespera que Franco y su equipo no hayan sido valientes y hayan dejado de lado, por ejemplo, al personaje de Clara, el único que se sale de los estereotipos habituales del género y presenta unas peculiaridades que lo hacen muy valioso.

Al final efectivamente, el público no puede quitarse de la cabeza el desgarrador llanto de la pequeña Karen que resume todo el dolor de un drama que, en manos de estos realizadores, queda reducido a los desvaríos de un grupo de adolescentes de diferentes edades.

Firma: Esther Rodríguez


Este análisis se publicó en . Añade el a tus favoritos.

Deja un comentario