Las sillas musicales
Título original
Les chaises musicales
Género
Año de producción
2015
Público
Valoración
Lenguaje
Duración
78'
Fecha de estreno
28/08/2015
País

Las sillas musicales

2 / 6
Humor 2/5
Acción 3/5
Violencia 0/5
Sexo 0/5

Fresca, jovial y despreocupada, Las sillas musicales es como su protagonista (y por lo que parece, como su realizadora). Un aluvión incontrolado de vida, de movimiento, de originalidad y de buenas intenciones que no se sabe muy bien a dónde llevan, pero que va dejando tras de sí una sonrisa de complicidad y afecto.

La película indudablemente se disfruta y se le van perdonando las incoherencias, las licencias espaciales y los cabos sueltos porque, a fin de cuentas, también Perrine va provocando, con su atolondramiento y con su gafe natural, una serie de pequeños y simpáticos desastres.

Se le perdonan también porque la galería de secundarios que aparecen (mención especial, por supuesto, a Carmen Maura y sus interjecciones en castellano) dinamizan y enriquecen este pequeño cuento haciendo grande al personaje de Perrine. Baste recordar la entrevista en la escuela de música o el brillante responsable de la Ludoteca.

Se lo perdonamos todo a Marie Belhomme y le animamos a que siga con su frescura y su originalidad. No obstante, también le conminamos a que se tome un poco más en serio su guión. La espontaneidad no basta y la falta de consistencia evita que se puedan empastar todas las ideas frescas y geniales que tiene, pero que se van tornando grises conforme avanza el film y se va deshaciendo en su propia inconsistencia hasta la trampa chapucera final.

Una pena, y a la vez un alivio al comprobar que siguen surgiendo, al menos en Francia, gente con ilusión por hacer un cine positivo, humano y felizmente simpático.

Firma: Esther Rodríguez


Este análisis se publicó en . Añade el a tus favoritos.

Deja un comentario