Lo imposible
Título original
The impossible
Género
Año de producción
2012
Público
Valoración
Lenguaje
Duración
107'
Fecha de estreno
11/10/2012
País

Lo imposible

3 / 6
Humor 0/5
Acción 4/5
Violencia 2/5
Sexo 0/5

Empezar diciendo que la película se basa en hechos reales no es ofrecer una premisa muy prometedora. La mayor parte de los telefilms de sobremesa lo son. Sin embargo, el respeto que Bayona y su equipo han tenido por el relato de María Belón, argumentista acreditada de la película, y su convincente factura visual y técnica son marcas de que estamos ante un producto de ambiciones más allá de un superficial impacto en el espectador.

La familia Álvarez Belón, un matrimonio y sus tres hijos, sobrevivieron al tsunami de 2004 en la costa del océano Índico. Su historia, cazada al vuelo por la productora Belén Atienza, en un programa de radio en 2007, la cautivó no sólo a ella, sino también a Juan Antonio Bayona en cuanto se la explicó.

Después de dirigir videoclips musicales, este joven barcelonés se posicionó en 2007, con un solo largometraje, como un director de interés. En El orfanato supo capturar los tópicos del género de terror en una estética que también atrapaba e incorporaba el conflicto familiar en una dosis justa. En Lo imposible (donde realiza un cameo de nuevo Geraldine Chaplin) hace algo análogo con el cine de catástrofes naturales y el drama personal; mantiene alguna de sus trampas –en menor medida que en su ópera prima- y coloca el film en una postura aún mas cómoda (star-system internacional) para ser consumido por el mercado anglosajón.

El guión de Sergio G. Sánchez, que también firmó el de El orfanato y está entre los autores de la bien presagiada Fin, trabaja a partes iguales estrategias de suspense y emociones con contenido. Sánchez y Bayona gradúan la intriga y el dolor en cada escena, también a través de una sabia planificación que involucra al espectador: cada secuencia relata una pequeña historia; lograr subir a un árbol, vencer la marea para llegar al ser querido o reponerse a un momento de congoja.

En este sentido, es bueno tener en cuenta que Juan Antonio Bayona pertenece a esta generación de directores españoles con formación académica en cine. Alumno de la primera promoción del ESCAC, no niega que uno de sus referentes sea Spielberg (además de Polanski), no sólo por algunas tomas acuáticas, sino también por unos inspirados paseos de Lucas (el hijo mayor) en el hospital, que rezuman a El imperio del sol.

El guiño americano también está presente en un magnánimo diseño de producción, que incluye localizaciones en Valencia, Alicante, Madrid y Barcelona, pero también en la misma Tailandia (a donde se desplazó de nuevo la propia María Belón). Precisamente en la recién clausurada Ciudad de la Luz (Alicante), se empezó a trabajar en las secuencias marítimas un año antes del rodaje oficial. Su tanque de agua, uno de los más grandes del mundo, fue el océano en el que peleaba Naomi Watts.

En medio de todas las turbulencias que narra el film, Belón, Sánchez y Bayona dejan un mensaje claro sobre la condición humana. Ante las mayores desgracias, emergen los valores auténticamente importantes, como el amor en el seno de la familia (fuerza capaz de conseguir lo imposible) o la generosidad con un desconocido (acto que enaltece más la dignidad de la persona).

La relación entre María y su hijo Lucas está llevada con especial ternura y fortaleza. A través de ellos -una cercana y potente Naomi Watts y un joven y matizado Tom Holland-, Bayona muestra cómo la magnitud de un desastre natural se palpa en las microtragedias personales. Sin buscar lo morboso y lo tétrico (la misma María Belón afirma que fue mucho peor), el director invita al espectador a hacer una lectura universal y más allá del contexto: aprendamos a afrontar la devastación del cualquier tipo que pueda llegar a nuestra vida.

Firma: Lourdes Domingo

Extras DVD:

  • Audio: español, inglés, español audio descriptivo
  • Subtítulos: español, español para sordos
  • Tráiler
  • Making of

Este análisis se publicó en . Añade el a tus favoritos.

Deja un comentario