Lobos sucios
Título original
Lobos sucios
Género
Año de producción
2015
Público
Valoración
Lenguaje
Duración
105'
Fecha de estreno
08/04/2016
País

Lobos sucios

2 / 6
Humor 0/5
Acción 3/5
Violencia 5/5
Sexo 3/5

Inspirada libremente en hechos, historias y personajes reales Lobos sucios narra una historia de supervivencia, espionaje y amor, en medio de una atmósfera mágica.

Con ella debuta Simón Casal de Miguel en su ópera prima como director de largometrajes, después de su experiencia como fotógrafo y posteriormente como realizador de quince capítulos de la serie de televisión El faro, con la que alcanzó un señalado éxito.

A la vista de esta, su primera experiencia en la gran pantalla, es posible que, pese a su extenso metraje, le falten todavía minutos para poder plasmar en imágenes la totalidad del contenido argumental. De hecho, el guion presenta ostensibles lagunas que, posiblemente se harían más comprensible en una narración por capítulos. En este aspecto, se nota su procedencia del campo de la televisión.

Esta salvedad y la insistencia en mostrarnos durante toda la cinta una escenografía tan dura, vestida, eso sí, con notable calidad fotográfica, añade cierta falta de entendimiento de la acción así como un cierto confusionismo en determinadas escenas que precisaban, quizás, de una mayor definición para el espectador.

Si bien las actrices Marian Álvarez y Manuela Bellés interpretan con especial sensibilidad sus respectivos papeles, el rol confiado al actor que representa al agente alemán que está al frente del control de las extracciones de la mina roza el ridículo en algunos planos. Eso sucede con mayor intensidad en los últimos metros de la cinta, en los que por dar significado al título de la película, se finaliza con una precipitada y absurda secuencia de difícil comprensión y credibilidad. En ella, los maltratados por la vida y sus dificultades se imponen por encima de los que les tuvieron sojuzgados a su merced y antojo.

También puede ser que, en última instancia y por motivos de supervivencia, los lobos se vistan de corderos y viceversa. De ello, en ocasiones, la vida nos da tristes ejemplos. Quizás de ahí lo de Lobos sucios. Sin duda.

Firma: Joaquín Guitart


Este análisis se publicó en . Añade el a tus favoritos.

Deja un comentario