Magia a la luz de la luna
Título original
Magic in the moonlight
Género
,
Año de producción
2014
Público
Valoración
Lenguaje
Duración
97'
Fecha de estreno
05/12/2014
País

Magia a la luz de la luna

3 / 6
Humor 3/5
Acción 1/5
Violencia 0/5
Sexo 0/5

Después del inteligente jarro de agua fría que Woody Allen nos propinó el año pasado con Blue Jasmine, toca un descanso a su visión más pesimista y desesperanzada.

Magia a la luz de la luna se despliega con una clara conciencia de su ambición: es divertida y quiere divertir; plantea cuestiones existenciales con sencillez y explicitud y así pretende que las perciba el espectador; y se engalana de luminosos escenarios costeros, radiantes interiores y elegantes y candorosos vestuarios para envolver al público en una especie de alegría de vivir muy material pero abierta a algo más.

En su película 47, el director neoyorquino juega a cuestionar el esquema de la pura lógica sobre lo tangible y lo intangible. De este modo, enzarza el guión como una ligera y lúdica prueba de que hay algo más que química y razonamientos coherentes en la vida humana. Tras algunos coqueteos con el espiritismo e incluso la trascendencia en un Dios personal con un plan, Allen suelta al ateo que lleva dentro, ahuyenta esos atisbos y se deja enfundar sólo en un tradicional romanticismo.

Por otro lado, cuando este cineasta se viste de época logra sus atmósferas más joviales y amables, a las que ha sumado unos diálogos agudos, picados, con reiteraciones graciosas y un tono y estilo muy británicos. Al mismo tiempo, esas frases resultarían pobres o menos agraciadas sin unos actores que dominan su voz y los tiempos con sus pausas y acortamientos. Colin Firth y Emma Stone mezclan larga y corta experiencia con gran habilidad y dejan el protagonismo preciso a unos encantadadores secundarios, que alumbran, con la ironía y sagacidad de Woody Allen, ciertos tics no sólo de la sociedad de los felices años 20 sino todavía actuales.

Firma: Lourdes Domingo


Deja un comentario