María (y los demás)
Título original
María (y los demás)
Género
Año de producción
2016
Público
Valoración
Lenguaje
Duración
96'
Fecha de estreno
07/12/2016
País

María (y los demás)

3 / 6
Humor 3/5
Acción 2/5
Violencia 1/5
Sexo 3/5

Nely Reguera, graduada en la Escuela Superior de Cine y Audiovisuales de Cataluña (ESCAC) donde actualmente imparte clases, después de varios trabajos en el campo de la publicidad, videoclips y algunos cortos, inicia con este título su primera incursión como directora de largometrajes.

Como es lógico y natural, Nely Reguera, junto con las experiencias inherentes a su profesión, vive el día a día de la actualidad cinematográfica mundial y por ende la europea. Esta impresión se nota en este su punto de partida en el campo de la dirección.

María (y los demás) es un buen ejemplo de ello, pues ha escogido un argumento, basado en un guión coral, en el que la familia y sus problemas se dirimen, preferentemente, alrededor de la mesa que les une al núcleo paterno con motivo de un próximo acontecimiento. Sobre esa mesa, sus componentes, directos o indirectos, ponen sobre el tapete algunas de las circunstancias que afectan a sus vidas respectivas.

En el transcurso de los últimos años, la cinematografía del país vecino (Francia) nos ha proporcionado numerosos ejemplos de este tipo de cine donde la familia y sus problemas son la base de complejas experiencias que solo conocemos ante un hecho singular. Quizás la vorágine motivada por el trabajo y las obligadas circunstancias de readaptación en distintos países lleva a un difícil e infrecuente contacto entre padres, hijos y hermanos. Y la película va de eso. Pero también de otra circunstancia que, al correr del tiempo y ante la gradual dispersión de cada elemento, afecta al único personaje que acomoda su vida, no siempre por propia voluntad, junto al patriarca.

En este caso, se trata de María, una mujer joven que, sin prescindir de su propia circunstancia afectiva (algunas escenas lo demuestran fehacientemente), no tiene otro objetivo (ni futuro inmediato) que el de limitar su existencia a la de su propio padre.

Bárbara Lennie, la singular actriz que ya admiramos en Magical girl y otros destacados títulos cinematográficos, interpreta en esta nueva película el obligado papel de dedicación paternal. Quizás no era su voluntad, pero los acontecimientos la descolocan en una familia, como muchas, en la que ella es María y los otros, los demás.

Firma: Joaquín Guitart


Este análisis se publicó en . Añade el a tus favoritos.

Deja un comentario